Quantcast

Olli Rehn también pide que los sueldos en España bajen hasta un 10 por ciento

El vicepresidente económico de la Comisión Europea, Olli Rehn, ha defendido los recortes salariales de hasta un diez por ciento propuestos para España por el Fondo Monetario Internacional y ha pedido a sindicatos y patronal un gran acuerdo para ello como fórmula para combatir el paro.

«Los actores que lo rechacen frontalmente cargarían sobre sus hombros con una enorme responsabilidad nacional por los costes sociales y humanos», aseguró Rehn en un artículo publicado en su blog.

El político finlandés señala en el texto que pese a que los últimos datos sobre desempleo permiten ser «cautelosamente positivos», España debe seguir reformando y mejorando el funcionamiento de su mercado laboral.

Rehn se sirve en su análisis de la receta propuesta la pasada semana por el FMI, que recomendó a España un pacto social entre sindicatos y empresarios para acelerar los beneficios de la reforma laboral y lograr más flexibilidad salarial, con un modelo que contempla bajar los sueldos hasta un 10 por ciento en dos años.

A cambio de la reducción salarial, los empresarios deberían comprometerse a «significativos» aumentos de la contratación, mientras que el Gobierno contribuiría a esta dinámica permitiendo una reducción de las contribuciones a la Seguridad Social de alrededor de un 1,7 por ciento, según la idea del FMI.

Rehn considera que esa fórmula de «devaluación interna» permitiría reducir el paro y tener una inflación baja, que aumentaría el consumo.

El comisario reconoce en su artículo el «desafío político» que supone lograr un «amplio consenso político y social» sobre la senda del ajuste económico, pero subraya que es algo que merece un «intento serio» por el «bien de los millones de jóvenes españoles que están actualmente desempleados».