Quantcast

La familia de Payá afirma que hay testigos de que fue un «asesinato político»

Carlos Payá, hermano del disidente cubano Oswaldo Payá, fallecido en un aparente accidente de tráfico en Cuba, ha indicado este martes que su familia presentará una querella lo antes posible en la Audiencia Nacional por lo que considera un asesinato político y que hay testigos de los hechos, como el miembro del PP Angel Carromero y al menos una persona cubana que informó de lo ocurrido.

Payá afirma que «todo» lo que sabe su familia sobre lo que ocurrió el 22 de julio de 2012 lo ha venido contando durante este último año. Ese día, el coche en el que viajaba su hermano junto a Carromero, un político sueco y el opositor cubano Harold Cepero sufrió un siniestro que, según la familia, fue provocado por otro vehículo que lo embistió y lo sacó de la carretera.

«¿Qué pasó con mi hermano? Para mí es sencillo», ha manifestado el hermano del fallecido, que apoya la versión del político popular de que el accidente fue ocasionado por los servicios secretos cubanos.

Payá no ha querido «aventurar» lo que se va a plasmar en la querella, pero ha afirmado que Carromero, dirigente de Nuevas Generaciones del PP de Madrid, «es un testigo». A la pregunta de si también podría declarar en un eventual juicio el otro político europeo que iba en el coche, Jens Aron Modig, ha contestado que de momento Carromero «es el único que ha hablado públicamente» de la experiencia que vivieron en Cuba.

Posibles pruebas

El hermano del fundador del Movimiento Cristiano de Liberación ha destacado que su familia insiste desde el principio en que «la primera información» que tienen de los hechos es que hubo otro vehículo implicado, concretamente a través de un SMS que decía 'Un coche nos ha sacado de la carretera'.

Además, ha añadido que hay varios testigos que hicieron llamadas telefónicas para contar lo sucedido, por ejemplo un activista cubano llamado Félix Rivero Cordoví, que el mismo 22 de julio llamó desde Bayamo (donde ocurrió el supuesto accidente) a un emisora de radio de Estados Unidos para contar que Payá y Cepero habían fallecido después de que un «patrullero» chocara con su coche.

Carlos Payá también ha resaltado que en el parte sobre el accidente ofrecido por un capitán de la Policía cubana se indica que estuvo implicado un vehículo de un modelo y color como los que describió Carromero cuando se refirió a los coches que les estaban siguiendo aquel día.

Por último, ha recordado que las autoridades cubanas aún no han entregado los resultados de la autopsia del que fuera líder del Movimiento Cristiano de Liberación, que ya había denunciado que era «seguido y amenazado todos los días», y ha afirmado que el relato de los hechos que hace Carromero es «incompatible» con la versión del Gobierno cubano.