Quantcast

Gibraltar compara los avisos de Margallo con el franquismo

El Gobierno de Gibraltar ha denunciado las «amenazas» del ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, sobre las posibles medidas contra el Peñón y ha comparado esta actitud con al política hacia Gibraltar desarrollada en las décadas de 1950 y 1960 por el régimen del dictador Francisco Franco. «Lo que hemos visto este fin de semana es un tipo de ruido de sables que no habíamos visto durante un tiempo. Las cosas que García-Margallo ha dicho recuerdan el tipo de declaración que uno escucharía de Corea del Norte en lugar de un socio de la UE», ha declarado el ministro principal de Gibraltar, Fabián Picardo, al programa 'Today', de Radio 4 de la BBC.

En un comunicado oficial el Gobierno gibraltareño considera que las declaraciones de Margallo suponen «las más retrógradas y amenazadoras» desde antes del cierre de la verja, «claramente reminiscentes de las políticas y tácticas sobre Gibraltar desarrolladas por el régimen fascista de Franco en los 50 y 60».

Minutos antes, el Ejecutivo inglés afirmó que las diferencias de este contencioso serán resueltas por medios políticos y no con medidas «desproporcionadas» y expresó su deseo de mantener unas relaciones fuertes con Madrid. En un comunicado divulgado anoche, el Ministerio británico de Exteriores dijo que los dos países tienen buenas relaciones en todos los niveles, pero hizo hincapié en que las diferencias no pueden ser resueltas a través de medidas como los retrasos en la frontera.

La nota fue dada a conocer después de que el ministro español de Exteriores, José Manuel García-Margallo, afirmase en una entrevista con el diario ABC que los controles que hace España en la Verja (de Gibraltar ) «son legales y va a haber más». García-Margallo también señaló que el Gobierno español está pensando en «crear una tasa de 50 euros para entrar y 50 euros más para salir» de Gibraltar , recaudación que consideró vendría muy bien para ayudar a los pescadores españoles.

Londres considera las aguas del Peñón como británicas, pero España las reconoce como españolas. Gibraltar afirma que tiene jurisdicción sobre tres millas náuticas alrededor del Peñón, algo que no reconoce España, pues en virtud del Tratado de Utrecht de 1713 solo admite la soberanía gibraltareña sobre las aguas del puerto