Quantcast
viernes, 27 mayo 2022 15:33

Mourinho y Cristiano calientan su reencuentro

Cuando el 20 de mayo Florentino Pérez anunció que había tomado la decisión de finiquitar la relación con José Mourinho con el Real Madrid «de mutuo acuerdo», el mundo del fútbol sabía que la Liga perdía a su principal figura mediática. Nunca un técnico generó tanta información, polémica y opinión como el portugués. Su marcha al Chelsea dejó sin el más habitual de los recursos a las redacciones de deportes de los medios de comunicación de todo el país.

Pero el entrenador luso sigue dando que hablar desde la distancia, más aún si huele de cerca al que fue su equipo durante las tres últimas temporadas. Ya en su presentación con el club londinense mandó algún recado directo a las oficinas del Bernabéu, al asegurar que quería cambiar su apelativo de ?The Special One? por el de ?The Happy One? por la felicidad que le daba el volver al Chelsea.

En estos días, participa en Estados Unidos en el torneo amistoso International Champions Cup, en el que se enfrentará en la final al conjunto blanco, en el reencuentro con muchos de los que fueron sus pupilos y con los que, en algunos casos, dejó alguna cuenta pendiente.

Para calentar el ambiente, Mourinho ya dejó el pasado fin de semana algunas perlas que salpicaron al presidente merengue y a Cristiano Ronaldo. Primero se apuntó el tanto de la presencia de su próximo rival en la competición ya que, según contó, él la organizó y porque es «un profesional» que se encargó de preparar todo «incluso sabiendo que no haría la pretemporada» con la primera plantilla blanca.

Además de considerar que «el Madrid no es sólo un club, es política», también echó en cara a Pérez que la campaña pasada rechazara su petición para fichar a Gareth Bale porque «no era el momento para una inversión fuerte» y, sin embargo, ahora sí se hiciera necesaria la incorporación del galés.

Cristiano responde a medias

Tampoco se olvidó de la máxima estrella de la entidad de Chamartín, con la que ha pasado de una relación de complicidad extrema al desencuentro absoluto. El de Setúbal se refirió a los grandes jugadores que entrenó en el pasado para proclamar que dirigió «a Ronaldo, no a éste, al verdadero, al brasileño», ninguneando a su compatriota.

La respuesta del astro madridista pretendió ser la indiferencia, aunque Cristiano no pudo evitar recurrir al refranero portugués para mostrar su malestar por las declaraciones del su exjefe. El delantero afirmó al comienzo de su comparecencia ante los medios de comunicación que había «cosas en la vida que no merecen comentarios» y que, precisamente, la actual era una de esas situaciones «por razones obvias». «¿Responder a gente que habla mal de mí? Ya estoy acostumbrado», reconoció con resignación el futbolista. Pero no pudo contenerse y se extendió más y de forma más rotunda. «Siempre he respetado a mis entrenadores allá donde he estado, intento aprender algo de ellos y me quedo con las cosas buenas», apuntaló. «Yo no escupo en el plato donde como», espetó finalmente CR7, recordando un clásico popular portugués, en clara alusión a Mourinho.

Para finiquitar definitivamente la polémica y no dar lugar a especulaciones de posibles revanchas personales en el choque contra los ?blues?, Ronaldo avisó de que se enfrentan «al Chelsea, no a su entrenador». «Es un partido más de preparación que queremos ganar», sentenció.

Con la misma contundencia pretendió zanjar los rumores sobre su renovación que mantienen que ya se habría comprometido con el Real Madrid hasta 2018, con una ficha que se elevaría hasta los 17 millones de euros. «No he renovado», despachó con brusquedad, y reforzó su categórica aclaración desmarcándose de las palabras de Florentino Pérez, en las que el dirigente mostraba su convencimiento de que el portugués se retiraría en la casa blanca. «No voy a confirmar que me vaya a retirar aquí. Sólo quiero hacer mi trabajo. En este momento soy jugador del Madrid y el futuro no lo sé. Veremos qué pasa. De momento estoy bien donde estoy», concluyó.