Quantcast
lunes, 23 mayo 2022 4:53

La Liga hace caja

Que la situación del fútbol español era inaguantable era evidente desde hace ya algunos años. Las cartillas de los clubes están en números rojos mientras las arcas de beneficios se llenan de telarañas y solo acumulan deudas. Miguel Cardenal, presidente del Consejo Superior de Deportes, desveló el mes pasado que la deuda global que acumulaba el fútbol profesional superaba los 4.000 millones de euros, y solo las sociedades anónimas de la Primera División (todos los equipos salvo Real Madrid, Barcelona, Athletic y Osasuna) deben 506,5 millones a la Agencia Tributaria, según los datos conocidos en julio. Algo inasumible y que Cardenal consideraba que debía reducirse irremisiblemente con varios puntos de ataque, uno de ellos, las fichas de los jugadores.

Parece que los clubes han tomado buena nota y han decidido cubrir con algunas tiritas sus profundas heridas poniendo en el mercado a sus principales estrellas, muchas de ellas con algunas de las fichas más altas de sus respectivas plantillas, y limitando al mínimo el desembolso destinado a nuevas incorporaciones.

Más allá de la frontera, los grandes de Europa y los nuevos ricos han olido la necesidad de los participantes en la, cada vez menos, Liga de las Estrellas y han decidido lanzar sus tentáculos e invertir sus millones en jugadores destacados de un campeonato español que, por una parte, pierde prestigio pero que también hace caja a la espera de tiempos mejores.

Los clientes extranjeros han comprado los goles de la Primera División. Sabedores de que Lionel Messi y Cristiano Ronaldo están por encima del bien y del mal, pese a los inconsistentes rumores y las amenazas de Nasser al Khelaifi, propietario del PSG, de intentar torpedear la renovación del portugués con una oferta mareante repleta de petrodólares que llevara al luso a París, han apuntado a los siguientes escalones de la lista de artilleros de la última temporada. Eso sí, pagados a precio de ?delicatessen?, salvo en el caso de Fernando Llorente, en el que la Juventus aprovechó la falta de acuerdo entre el Athletic de Bilbao y el jugador para hacerse sin coste alguno con el riojano.

Alivio para el Sevilla

El Atlético de Madrid no tardó mucho en traspasar al recién ascendido Mónaco a Radamel Falcao, el único que discutía el reinado de los astros del Madrid y del Barça. El multimillonario empresario ruso Dmitri Rybolovlev ha querido hacer del colombiano su piedra angular para devolver al equipo monegasco a la primera línea del fútbol continental. Los sesenta millones pagados a los colchoneros han convertido al ?Tigre? en el traspaso más jugoso de la liga española. Cierto es que los dirigentes atléticos han respondido con la que puede ser la ganga del verano, al incorporar al líder anotador de la historia de ?La Roja?, David Villa, a precio de coste -cinco millones-. Las últimas informaciones surgidas desde Inglaterra apuntan al interés por Diego Costa del Liverpool, que estaría dispuesto a pagar 25 millones por el brasileño pero que dejaría a Simeone sin uno de sus hombres más importantes.

Los dos máximos artilleros hispanos del pasado campeonato, Negredo y Soldado, han puesto rumbo a Inglaterra. El sevillista se ha incorporado al Manchester City, mientras que el valenciano se ha marchado al Totenham -los ?spurs? parece que cuentan ya con los alrededor de cien millones que supuestamente dejará el Madrid por Bale para pagar los 30 que deberá abonar por el ariete internacional- entre un fuego cruzado de declaraciones acusadoras del jugador y el presidente che.

El Sevilla es uno de los que más provecho han sacado del bazar estival. Acuciado por las deudas, Del Nido se veía obligado a vender a alguna de sus figuras. El primero en salir fue Jesús Navas, por el que el club de Nervión recibió 20 millones del City. Esta inyección de billetes, unida a los 25 por el ?Tiburón de Vallecas? y a los ocho que dejó el Liverpool por Luis Alberto, más alguna operación de menor calado, alivian considerablemente los apuros pecuniarios de los del Sánchez Pizjuán.

El Nápoles alimenta al Madrid

Pero el verdadero líder de ingresos del verano ha sido el Real Madrid. El Nápoles ha invertido en componentes de la antigua plantilla dirigida por Mourinho el dinero recaudado por Cavani. Aurelio De Laurentiis ha destinado prácticamente la totalidad de los 64 millones abonados por el PSG por el uruguayo en hacerse con los servicios de Higuaín (37), Albiol (12) y Callejón (10). La inversión del magnate cinematográfico perrmitió a Florentino Pérez moverse en el mercado interior con tranquilidad en operaciones de calado que han acabado con dos de las nuevas joyas del fútbol español -Isco (Málaga) e Illarramendi (Real Sociedad), por 30 millones cada uno- vestidos de blanco, a la espera de cerrar el que está llamado a convertirse en el fichaje más caro de la historia.

En el Barça, su principal beneficio ha llegado por la venta no deseada de Thiago Alcántara al Bayern de Pep Guardiola, por 25 millones. Asumidos ya los 57 que costó Neymar, Rosell se gastará en un defensa lo ingresado por el talentoso centrocampista.

En operaciones de menor cuantía pero muy importantes para clubes que necesitan vender para cuadrar sus cuentas, el Getafe obtuvo diez millones por el paso de Barrada al Al-Jazira de Abu Dhabi, el Celta recibió nueve por Iago Aspas (Liverpool) y el apurado Betis traspasó a su cerebro Beñat al Athletic por ocho millones.