Quantcast

Al Zawahiri acusa a EE UU de organizar la caída de Mursi

El líder de la red terrorista Al-Qaida, Ayman al Zawahiri, ha instado a los islamistas egipcios a abandonar la senda democrática y ha acusado a EE UU y a los cristianos de Egipto de estar detrás del derrocamiento de Mohamed Mursi.

En una cinta de audio, difundida en páginas web utilizadas habitualmente por los islamistas, Al Zawahiri ha dicho a los seguidores de Mursi que «la legitimidad no recae en las elecciones y en la democracia sino en la sharía (ley islámica)». Desde la destitución de Mursi el pasado 3 de julio, los islamistas exigen su restitución en el poder mediante dos acampadas en El Cairo y numerosas manifestaciones, que en ocasiones han derivado en disturbios con decenas de muertos.

«Los cruzados, los laicos, el Ejército pro estadounidense, los partidarios de (el expresidente egipcio Hosni) Mubarak y algunos vinculados con los islamistas han trabajado con el dinero del Golfo y los planes de EE UU para derrocar el Gobierno de Mohamed Mursi», ha asegurado Al Zawahiri. Al respecto, ha denunciado que los cristianos, que representan casi un 10% de la población egipcia, y su papa Teodoro han tratado también de destituir a Mursi para «crear un Estado copto en el sur de Egipto».

El líder de Al-Qaida, de nacionalidad egipcia, ha criticado a aquellos islamistas que han formado partidos políticos en Egipto, afirmando que la «sharía» no estipula la elección de «un presidente de un estado laico y nacionalista».

Durante su alocución, Zawahiri también ha atacado a políticos liberales como Mohamed el Baradei, actual vicepresidente para Relaciones Internacionales de Egipto, y a los excandidatos presidenciales Hamdin Sabahi y Amro Musa. Todos ellos formaron el llamado Frente de Salvación Nacional, opositor a los islamistas y actor destacado de las protestas que llevaron al golpe militar contra Mursi.

Esta cinta, cuya autenticidad no ha podido ser verificada, ha sido publicada dos días después de que el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, afirmara que el Ejército egipcio no tomó el control del país al derrocar a Mursi, sino que ejecutó una «restauración de la democracia». También coincide con una alerta mundial de viaje para todos los ciudadanos estadounidenses por una amenaza no especificada de Al-Qaida, que ha llevado al cierre el próximo domingo de varias embajadas en Oriente Próximo, entre ellas la de El Cairo.