Quantcast

Marion Bartoli, más inteligente que Einstein

No es alta, ni rubia, ni elegante ni sensual. Apenas sonríe y, si se agacha en la pista, sus muslos enseñan algo que se parece a la celulitis. ¡Vade retro! ¿Cómo se atreve una fea a ganar Wimblendon?