Quantcast

El PIMA Aire incluirá también los turismos

El Gobierno ha decidido incluir los turismos en el plan PIMA Aire, que subvenciona con hasta 4.000 euros la renovación de flotas de empresas (también de profesionales autónomos) y que hasta ahora estaba limitado a furgonetas y vehículos comerciales. La cuantía de la ayuda destinada a la adquisición de turismos -que pueden ser nuevos o de hasta un año de antigüedad- será de 2.000 euros, la mitad de ellos aportados por el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente, y el resto por el fabricante o importador. A esa cantidad se podría sumar un hipotético descuento por parte del concesionario o establecimiento de compraventa. El límite de precio máximo de los vehículos adquiridos estará fijado en los 30.000 euros (impuestos aparte).

El PIMA Aire se ideó con el objetivo de promover la eficiencia energética de las envejecidas flotas de vehículos comerciales de empresas, pymes y autónomos, mejorar la calidad del aire a través de la reducción de emisiones de CO2 y «estimular la actividad económica» del sector de la automoción. El programa se puso en marcha el 11 de febrero, y una vez superado el ecuador de su vigencia -expira el 31 de diciembre- apenas se han consumido 12 millones de los 38 presupuestados (poco más del 30%). Nada que ver con la extraordinaria acogida de los distintos planes PIVE.

Por eso, y teniendo en cuenta las malas estadísticas de venta de turismos en el canal de empresas (que cayó un 13,9% en julio), Gobierno y fabricantes han acordado ampliar el radio de acción del PIMA Aire más allá de los vehículos comerciales. El plan «incrementa su acción como catalizador de una mayor actividad económica para empresas, autónomos y pymes» y una oportunidad para que todos ellos «adquieran innovación y tecnología», valora la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones, Anfac.