Quantcast

Rohani cree que Israel es una «herida» que debe ser eliminada

El presidente electo de Irán, Hasan Rohani, ha arremetido contra Israel, al que ha comparado con «una herida en el cuerpo del mundo islámico que debe ser eliminada», sólo dos días antes de tomar posesión del cargo.

Rohani ha realizado estas declaraciones en una multitudinaria marcha en Teherán en el Día Mundial de Al Quds (Jerusalén), en la que también ha estado presente el presidente saliente, Mahmud Ahmadineyad, y que ha encabezado el líder supremo del régimen teocrático, Ali Jamenei.

«El régimen sionista es una herida que desde hace años está en el cuerpo del mundo islámico y se debe eliminar», ha dicho Rohani a la prensa en declaraciones difundidas por la agencia estudiantil de noticias iraní, Isna. Rohani ha insistido en la necesidad de la unión de la comunidad islámica para enfrentarse al régimen sionista. «El Día Mundial de Al Quds es el día en que el pueblo muestra la unidad del mundo islámico, además de su resistencia, ante cualquier opresión y abuso», ha subrayado durante la manifestación, según la televisión iraní HispanTv.

Según Rohani, el régimen sionista sigue con su actitud agresiva, bajo la sombra de la ocupación de Palestina y de Jerusalén, y este día sirve para que los musulmanes no se olviden de su histórico derecho a resistir siempre ante la tiranía. El presidente electo ha recalcado que el régimen de Israel, aprovechándose del denominado proceso de paz palestino-israelí, oculta bajo una máscara pacifista su verdadero rostro violento.

Ahmadineyad reclama la eliminación de Israel

Ahmadineyad, por su parte, ha asegurado en la tribuna oficial, en su último discurso como presidente del país, que Israel «debe ser eliminado de la faz de la tierra», retomando una frase del fundador de República Islámica de Irán, ayatolá Ruhola Jomeiní.

«Todos los líderes políticos de Europa y EE UU son sionistas», ha dicho el mandatario, quien ha agregado que con el dinero de los pueblos de Oriente Próximo, «que dispone de gran parte de las fuentes energéticas del mundo», se han armado conflictos en los que «un hermano mata a su hermano».

Tras asegurar que las conversaciones de paz entre Palestina e Israel no llegaran a ningún lado, Ahmadineyad ha advertido a los países de la zona de que estén atentos pues «los arrogantes tienen planes para todos».

Respuesta de Netanyahu

Ante estas duras palabras, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha pedido al mundo que deseche sus ilusiones de cambio en Irán ante la elección de Rohani como nuevo presidente. «El verdadero rostro de Rohani se nos revela antes de lo esperado. Incluso si ahora se apresuran a desmentir sus palabras eso es lo que este hombre piensa y ese es el plan de acción del régimen iraní», ha afirmado en un comunicado enviado a los medios.

Para el primer ministro israelí, las declaraciones de Rohani «deben despertar al mundo de la ilusión que una parte (de la comunidad internacional) se hizo tras las elecciones en Irán». «El presidente allí ha cambiado pero el objetivo del régimen no: conseguir armas nucleares para amenazar a Israel, a Oriente Próximo y a la paz y la seguridad internacional», ha dicho Netanyahu, y ha añadido: «No debemos permitir que un Estado que amenaza con destruir el Estado de Israel llegue a tener armas de destrucción masiva».

Multitudinarias manifestaciones

Nueve grandes manifestaciones han recorrido la capital iraní hasta finalizar en la Universidad de Teherán, con un acto de apoyo a los palestinos y en contra del Estado de Israel, al que la República Islámica de Irán no reconoce.

Gran parte de los participantes portaban banderas de Palestina, Libia y Siria y carteles con imágenes de Jomeini y Jameneí, así como de las mezquitas de Al Aqsa y la Cúpula de la Roca, las más importantes de Jerusalén, tercer lugar santo para los musulmanes después de las ciudades saudíes de La Meca y Medina. Los participantes han coreado consignas de «muerte a Israel» y «muerte a Estados Unidos» y al final de las manifestaciones han quemado las banderas de EE UU e Israel. Para los promotores de la jornada de Propaganda Islámica y apoyo a la Intifada y a Jerusalén, «la única solución del tema de Palestina es la disolución del régimen sionista».

El Día Internacional de Al Quds, instituido en 1979 por el ayatolá Jomeini en el último viernes del mes de ayuno musulmán del Ramadán, está dedicado a mostrar la solidaridad con el pueblo palestino y la oposición al control de Jerusalén por parte de Israel.

Además de en Teherán, se han convocado marchas en otras 770 localidades de Irán y, según los organizadores, también hay actos programados en otros 80 países del mundo.