Quantcast
viernes, 20 mayo 2022 10:16

Las 'guerreras' quieren consagrarse

Hace un año, alcanzaron la final de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, donde se quedaron con la plata, pero un año después la selección española femenina de waterpolo , 'las guerreras', busca revancha y vuelve a luchar por el oro en el Mundial de natación de Barcelona. «Ya hacemos historia, la plata está asegurada. Pero tras la final de Londres, no nos conformamos con la plata», afirmó la capitana del equipo español, Jennifer Pareja, que quiere demostrar que el waterpolo femenino español merece estar en lo más alto.

La selección española, que en cuartos de final se había deshecho de Estados Unidos, el país que le privó del oro en Londres 2012, sufrió el miércoles en la semifinal ante Hungría, pero consiguió llevarse la victoria por un apretado 13-12 que le dio el billete para la final que se disputará el viernes.

Las 'guerreras' de Miki Oca metieron así a España por primera vez en su historia en una final de un Mundial femenino de waterpolo, tras el podio en Londres, que había supuesto también el debut olímpico de esta selección española. «Esta final significa que lo de Londres no acabó en anécdota. Parecía que había sido la primera vez y por casualidad. Este equipo ha demostrado que no hay casualidades y estamos arriba de todo porque nos lo merecemos», afirmó Pareja.

El waterpolo femenino está viviendo un momento dulce, superando en los últimos tiempos a sus colegas masculinos, dos veces campeones del mundo en 1998 y 2001, pero que el martes cayeron en los cuartos de final del Mundial de Barcelona 3-4 ante Italia. «Estas chicas son guerreras de verdad y otro día más lo han demostrado. Pero además tienen calidad y saben jugar», considera el técnico Miguel Angel «Miki» Oca.

Las españolas cuentan, además, con el aliciente de jugar la final en su casa y quieren ofrecer el título a su público, que acudirá a las instalaciones de las piscinas Picornell, donde se ha celebrado el torneo de waterpolo tanto masculino como femenino. «Nos tiraremos al agua a disfrutar, pero sobre todo a morder y llevarnos el oro en casa», advirtió la portera del equipo, Laura Esther, clave el miércoles en la semifinal contra las húngaras. «No queremos que pase como en los Juegos de Londres, no nos vamos a conformar con la plata. Vamos a por el oro», remachó su compañera, Anna Espar.