Quantcast

El primer ministro Zimbabue denuncia las elecciones como una farsa

HARARE (Reuters) – El primer ministro de Zimbabue, Morgan Tsvangirai, calificó el jueves de una farsa las elecciones presidenciales en el país después de que el partido de su rival, el presidente Robert Mugabe, se atribuyera una victoria aplastante que garantizaría cinco años más en el poder para el jefe de Estado más antiguo de África.

Hablando a la prensa en la sede del Movimiento para un Cambio Democrático (MDC, por sus siglas en inglés), un pesimista Tsvangirai dijo que los comicios del miércoles deberían considerarse inválidos ante las irregularidades y la manipulación de votos por parte del partido Zanu-PF de Mugabe.

«Esta ha sido una farsa enorme», dijo Tsvangirai. «En nuestra opinión, esa elección es nula y vacía».

El primer ministro no admitió preguntas, por lo que no está claro si su partido presentará alguna reclamación legal.

Las reclamaciones de ambos bandos llegan antes de que la Comisión Electoral haya anunciado resultados oficiales, que se esperan para el lunes.

El mayor grupo de observadores independientes dijo que la credibilidad de los comicios está en entredicho por las irregularidades en el registro de votantes, ya que se excluyó a miles de personas.

La jornada electoral transcurrió sin incidentes en el país del sur de África rico en reservas de minerales como el oro, el platino, el cromo y el carbón, pero el rechazo abierto del MDC aumenta la posibilidad de una amarga disputa y de que se repita la violencia que estalló tras la votación impugnada en 2008.

Difundir resultados no oficiales de manera anticipada es ilegal en Zimbabue, y la policía ha dicho que arrestará a cualquier persona que haga afirmaciones prematuras. Las autoridades electorales deben anunciar el resultado oficial el 5 de agosto.

Pero una fuente de alto nivel del Partido ZANU-PF de Mugabe, que pidió no ser identificada, dijo que el resultado ya estaba claro.

«Hemos ganado esta consulta. Hemos enterrado al MDC. Nunca tuvimos ninguna duda de que íbamos a ganar «, dijo la fuente a Reuters por teléfono, sin dar cifras.

Si se confirmara la victoria del presidente de 89 años, Occidente afrontaría cinco años más de probables relaciones conflictivas, ya que el antiguo combatiente por la liberación del país está considerado un déspota implacable responsable de cometer abusos de los derechos humanos y de hundir la economía.

Preguntado en la víspera de los comicios si estaba en forma para aguantar en el poder hasta los 94 años, Mugabe bromeó con las noticias sobre su inminente muerte, que suelen aparecer en los medios de comunicación.

«Según Europa, y quizá América, he muerto. No sé cuántas veces he muerto», afirmó. «Pero nunca dijeron que he resucitado. No estoy muerto aún».

Unos 6,4 millones de personas, la mitad de la población, había sido registrada para votar. Los observadores occidentales no pudieron entrar en el país.

/Por MacDonald Dzirutwe/