Quantcast

L-carnitina para tratar estrías y cicatrices

El origen de las estrías, que en ocasiones puede ser endocrino, suele deberse a un desgarro de la dermis ocasionado por la rotura de las fibras del colágeno cuando no tienen elasticidad.

Por eso, el grupo de investigación Optimización y Producción Farmacéutica de la Universidad de Sevilla, con la doctora Jiménez-Castellanos al frente, pensó en usar L-carnitina como principio activo de productos cosméticos dedicados a modificar el aspecto, cuidado, protección y mejora de las estrías y cicatrices.

«La introducción de la L-carnitina en este campo surgió a raíz de un proyecto de la doctora Vázquez Cueto en el que demostraron la utilidad del uso de esta sustancia en pacientes hipertensos que pudieran llegar a desarrollar fibrosis a nivel cardíaco y renal», explica Jiménez-Castellanos.

Esa actividad antifibrótica de la L-carnitina cuadraba perfectamente con el hecho de que las fibras estructurales y elásticas no son solo importantes en órganos tales como pulmones y vasos sanguíneos grandes, sino también en el mantenimiento de la estructura y elasticidad de la piel. De ahí la idea de usarla en productos contra cictarices y estrías.

«Si bien es cierto que ya existen algunos preparados dermocosméticos que contienen L-carnitina para su aplicación sobre todo en celulitis, en el caso del tratamiento de las estrías lo más frecuente es recurrir a tratamientos médicos. Actualmente no existe ningún preparado que contenga la L-carnitina para el tratamiento, científicamente demostrado, de las estrías y cicatrices, motivo de nuestra invención», añade la investigadora.

Qué es la L-carnitina

La L-carnitina, compuesto químico orgánico sintetizado por nuestro organismo en el hígado, los riñones y el cerebro, ha crecido en popularidad en los últimos años por su capacidad para quemar grasas.

Tradicionalmente se la ha considerado como una molécula imprescindible en este sentido ya que en el cuerpo humano las grasas se convierten en energía en las mitocondrias, pero las cadenas de ácidos grasos largos no pueden atravesar la membrana mitocondrial si no es con la ayuda de la L-carnitina. Tal es así que la toman muchos deportistas con este fin, aunque algunos estudios indican que son necesarias elevadas cantidades para mejorar su rendimiento y mejorar la fatiga.

En cualquier caso no existen restricciones para su consumo, ya que ésta es una sustancia natural, forma parte de la leche humana y se encuentra también en muchos alimentos, como por ejemplo la carne.