Quantcast
lunes, 23 mayo 2022 0:36

Un acuerdo 'in extremis' salva al Dépor del descenso a Segunda B

Lendoiro sostuvo su estilo de negociación hasta el día en que el Deportivo pudo desaparecer. Pero en un último día maratoniano, el club coruñés logró salvar la amenaza del descenso a Segunda B con el acuerdo entre el sindicato de futbolistas y la Liga de Fútbol Profesional antes de la medianoche que marcaba el plazo final.

La primera parte del pacto consistió en pactar la marcha de Julio César Lendoiro para cumplir el convenio propuesto por los principales acreedores para evitar la liquidación y correspondiente desaparición del club. Aunque el todavía presidente pidió una campaña más en el cargo los administradores le fijaron un plazo de solo seis meses bajo supervisión. Ambos aplazaron la decisión para no atascar la negociación.

El siguiente paso consistió en la negociación con los futbolistas que habían denunciado los amplios impagos de sus sueldos. «La LFP, el RCD de La Coruña, AFE y los futbolistas han alcanzado una solución satisfactoria para los intereses del deportivismo», anunciaron una hora antes del plazo final en un comunicado oficial para después efectuar el correspondiente pago de las nóminas atrasadas desde enero antes de las doce de la noche con el visto bueno de las entidades bancarias y de los administradores del club. De haber mantenido las denuncias los futbolistas a las 00:00 horas del 1 de agosto se habría procedido al descenso administrativo del club.

La noche de sufrimiento deportivista añadió la rocambolesca situación de que el Deportivo cumplió con un amistoso en Portugal con un equipo compuesto por futbolistas del filial que empató con el Arouca.

Después de este acuerdo, el club gallego tiene de plazo hasta el 9 de agosto para presentar una propuesta de convenio, la tramitación del cese del concurso de acreedores o solicitar el auxilio judicial «para la conservación de la masa activa», según un auto del juez del Juzgado de lo Mercantil número de La Coruña, Rafael García Pérez.