Quantcast
sábado, 21 mayo 2022 17:20

Mundiales de natación: Melani Costa se queda muy cerca de su segunda medalla

Acabó quinta, tras desfondarse en el último largo. Un gran resultado, en cualquier caso, teniendo en cuenta la calidad de la final. Porque junto a la mallorquina nadaron la italiana Federica Pellegrini, oro en Pekín y plusmarquista mundial; Missy Franklin, dos oros en Barcelona y cuatro en Londres; y la francesa Muffat, plata en los Juegos de la capital británica y mejor marca mundial del año.

Casi nada para una carrera que lanzó Muffat en plan kamikaze. La gala, que decepcionó en los 400 m. (fue séptima), no quería perderse otra medalla y se la jugó. Apostó todo al rojo, saliendo como un tiro y doblando el 50 en 26.59, que solo se atrevió a seguir de cerca la genial Missy Franklin. La estadounidense tomó el relevo, hizo un segundo largo súperexigente, en 28.63, se puso en cabeza y ya no dejó el liderazgo hasta la línea de meta. Melani se colocó tercera, en el paso del 50, en del 100 y también en del 150, pero no pudo aguantar ni a la sueca Sjostrom (4ª), ni sobre todo a la italiana Pellegrini, que venía en negativo desde la sexta, quinta y cuarta posición para acabar como una moto, en segundo lugar. Melani lanzó un órdago muy fuerte. En cambio le fallaron las fuerzas. Su último largo fue el peor de las ocho finalistas y el 31.14, dos segundos más que la transalpina, fue su juez y su verdugo y el que la apartó del pódium de la gloria.

La prueba la ganó Franklin, que ya lleva tres oros y que se postula como referente mundial de este deporte. Tras la marcha de Michael Phelps, la natación busca un monarca absoluto que con toda probabilidad será la joven estadounidense, nacida en Pasadena en 1995. Segunda fue Pellegrini y el bronce fue para la francesa Muffat, que se pudo sacar la espina del 400. Melani aspiraba a más y quizá le quedó la duda de qué hubiera sido capaz de hacer si llega a batir otra vez el récord de España. Y es que con el 1.56.19 de las semifinales, hubiera estado muy cerca de Muffat, a la que se le hizo muy larga la carrera.

Costa, en cualquier caso, está completando unos mundiales de ensueño y se marchará «contentísima». «Podía haber estado con las mejores», dijo, «pero nadaron demasiado fuerte». «Aún queda mucho campeonato», advirtió. Lo que más le motiva es su próxima cita, el relevo largo de 4×200, en el que España aspira a meterse en la final, lo que sería un merecido premio para el equipo femenino español, que se está saliendo en Barcelona. Melani está pletórica y Mireia Belmonte no le va a la zaga. Este miércoles nadó en la prueba en la que fue plata en Londres, los 200 m. mariposa, y pegó un puñetazo en la mesa que resonó en toda la montaña mágica de Montjuïc, donde está el Palau Sant Jordi. La badalonesa demostró que está muy fuerte, ya que logró la mejor marca de las semifinalistas. Tuvo buenas sensaciones, se sintió cómoda y firmó un 2.06, que apunta a medalla. La final será de mucho nivel, porque estarán Cammile Adams, Katinka Hosszu, Liy Zige y también Judit Ignacio, la sorpresa positiva de las 'semis'. La catalana, de 19 años, hizo la octava marca y este jueves nadará su primera final mundial, todo un regalo.