Quantcast

El juez cita a declarar como testigo a Cospedal por el caso Bárcenas

MADRID (Reuters) – El juez ha citado a declarar como testigo a la secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal, y a sus predecesores en el cargo Javier Arenas y Francisco Álvarez Cascos, en el «caso Bárcenas» que investiga una supuesta contabilidad irregular de la formación en el Gobierno, según confirmó el martes la Audiencia Nacional.

El magistrado Pablo Ruz citó a los tres políticos dentro de las investigaciones que implican al exgerente y extesorero del Partido Popular Luis Bárcenas y que han erosionado la credibilidad del Ejecutivo por la presunta existencia de una contabilidad secreta en las que también aparece el nombre del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

Cospedal comparecerá el 14 de agosto, mientras que Arenas y Álvarez-Cascos, que dejó el partido y ahora milita en Foro Asturias, lo harán un día antes.

El magistrado explicó en un auto que las declaraciones tienen como fin explicar «el procedimiento seguido para la recepción de las donaciones 'anónimas' percibidas por el Partido Popular entre los años 1992 y 2008».

«Se trata de diligencias cuya práctica resulta pertinente, útil y necesaria a los fines de la presente instrucción, y ello en atención a la responsabilidad que cada uno de los testigos propuestos habría ostentado al frente de la Secretaría General de la aludida formación política durante los distintos periodos a que se extiende la presunta contabilidad «B» del Partido Popular», dijo Ruz en su auto.

La Fiscalía Anticorrupción había apoyado la solicitud de la acusación popular de Izquierda Unida para que la número dos del PP declarara como testigo.

Sin embargo, el fiscal había rechazado las peticiones de comparecencia del expresidente del Gobierno José María Aznar, y de los ex secretarios generales Arenas y Álvarez-Cascos, por considerar en el caso de estos últimos que los hechos investigados – a partir de 2003 – son posteriores a cuando ocuparon el cargo de número dos del partido.

El juez Ruz consideró no obstante que las declaraciones de Arenas y Álvarez-Cascos pueden «aportar datos relevantes» tanto por su experiencia al frente de la secretaría general como por «determinados extremos igualmente relevantes para la investigación» manifestados por Bárcenas.

Rajoy tiene previsto comparecer el jueves en el Congreso de los Diputados para explicar su versión del caso Bárcenas, una decisión tomada tras semanas de presiones por parte de la oposición.

CONDICIÓN DE AFORADA

Tanto Rajoy como Cospedal y los demás dirigentes del PP han rechazado que hubiera una contabilidad oculta, y la secretaria general ha presentado una demanda contra el exsenador, de 55 años.

La presidenta de Castilla-La Mancha, que se ha mostrado dispuesta a colaborar con la justicia, podrá declarar si así lo desea desde su despacho oficial de Toledo, por su condición de aforada como diputada regional.

«Estoy encantada de colaborar con la justicia y decir en sede judicial la verdad y contestar a tantas mentiras que se están vertiendo», dijo Cospedal en una rueda de prensa el martes.

Bárcenas ha declarado ante el juez que recaudó millones de euros en donaciones de empresarios de la construcción desde 1990 a 2008, cuando estalló la burbuja inmobiliaria, y distribuyó los fondos entre líderes del partido.

El extesorero, que dirigió las finanzas del PP durante dos décadas, está en prisión provisional acusado de delitos contra la Administración y la Hacienda Pública, blanqueo de capitales, estafa procesal en grado de tentativa y de falsedad en documento mercantil dentro del caso de corrupción Gürtel, una red empresarial que habría agasajado a políticos a cambio de la concesión de contratos para sus empresas.

El caso Bárcenas, que ha incrementado la preocupación de la ciudadanía por la corrupción en un momento en que sufre recortes sociales para afrontar la crisis económica, ha erosionado la imagen que los ciudadanos tienen de la clase política y de un partido al que hace año y medio dieron la mayoría absoluta en el Parlamento.

Cospedal ha presentado dos demandas contra Bárcenas, la última de ellas después de que este declarara en sede judicial que entregó al PP de Castilla La-Mancha una comisión de 200.000 euros.

Como parte de las diligencias, Ruz también requirió al Partido Popular que identifique a las personas que se hayan desempeñado como secretarios de los imputados Álvaro Lapuerta y Bárcenas durante los años 1990 a 2008.

Además, citó como testigos para el 13 de agosto a Antonio Ruiz, empleado de caja del PP, y a Cristóbal Páez, exgerente del partido, y requirió a las empresas OHL, AZVI, Sacyr-Vallehermoso, FCC y Sando que aporten diversa documentación que abarca desde organigramas hasta donaciones para la realización de eventos en los que hayan participado políticos.