Quantcast
lunes, 16 mayo 2022 8:42

Un error en la prórroga priva a España de la final

Un error en cadena de la retaguardia cuando se jugaba la prórroga privó a España, vigente campeona, de clasificarse para la que hubiese sido su cuarta final consecutiva en el Europeo sub-19, tras perder 1-2 frente a Francia, que disputará el duelo definitivo contra Serbia.

España y Francia, que partieron en el campeonato como dos de los grandes favoritos para el título, disputaron un partido eléctrico. Los dos combinados, que se enfrentaron en la final hace tres años con victoria francesa, se repartieron el mando del duelo en la primera parte, sin que ninguno de los dos consiguiese el dominio absoluto del balón.

El conjunto español, que dirige el exjugador del Athletic de Bilbao Luis de la Fuente, intentó hacerse con él desde el primer momento a base de toque, pero se vio sorprendido por la velocidad y físico de los franceses, que tuvieron en Yassine Benzia, delantero del Lyon, a su mejor hombre.

Benzia fue un puñal para los «blues» y una pesadilla para los centrales españoles en ese primer acto, en el que, sin embargo, España se adelantó en el marcador merced a un penalti cometido sobre el extremo del Betis Alvaro Vadillo, el mejor estilete de su escuadra.

Era el minuto 26 y Vadillo se internaba como una flecha en el área francesa cuando fue derribado por Antoine Conte, futbolista del París Saint Germain. El penalti lo transformó en tanto el madridista José Rodríguez.

Pero poco duró la alegría en el combinado español. Sólo dos minutos después, Corentin Jean se sacó de la manga un preciso pase en profundidad para Benzia y el nueve del Lyon cruzó el cuero ante el cancerbero del Celta Rubén Blanco, que nada pudo hacer para evitar el tanto.

Con la igualada a uno se llegó al descanso, un resultado que hacía justicia a lo visto sobre el terreno de juego. Mejoró España en la segunda mitad al equilibrarse las fuerzas físicas de ambos conjuntos. Y en la «rojita» se recreó Vadillo.

De sus botas surgieron gran parte de las incursiones españolas y muchos balones con peligro al centro del área. Y fue el propio Vadillo el que gozó de la mejor ocasión española. Un disparo suyo salió rozando el poste derecho de Beunardeu (minuto 66). Eran los mejores momentos de fútbol de España, que acosó a los franceses en el último tramo del partido.

Ese fue el dibujo a medida que se acercaba la conclusión. Francia salía con peligro y velocidad al contragolpe y España buscaba con ahínco el gol que le diese el triunfo sin que lo lograse, por lo que se llegó a la prórroga. Perdonó Nangis en este período. El francés del Caen tuvo en sus pies el segundo tanto, pero respondió bien Rubén Blanco.

Con las fuerzas justas, el duelo se convirtió en una lotería en la que cualquier fallo iba a dar el billete a la final al contrario. Y erró gravemente España al filo del intermedio del tiempo suplementario. No acertaron a despejar un balón Borja, primero, e Iñiguez, después, y Conte anotó el 1-2 con el que colocó a su selección en una final que disputará a Serbia el próximo jueves.