Quantcast

Fabrican el primer espejo perfecto

Un grupo de investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) ha descubierto, casi por casualidad, el primer espejo perfecto que se conoce. De momento solo funciona con una longitud de onda determinada, y para un ángulo concreto, pero puede permitir crear lásers más potentes, o plantas solares más eficientes.

Los científicos se encontraron con este espejo perfecto cuando estudiaban las propiedades de una lámina de silicio con otra de nitruro de silicio sobre ella, ambas con pequeños agujeros en forma de rejilla. Se dieron cuenta de que cuando se proyectaba una luz de una longitud de onda determinada ?de un color rojo? a 35 grados de inclinación, esta se reflejaba sin ninguna clase de distorsión. La señal cambiaba de dirección sin pérdidas de ningún tipo.

Aunque resulte contraintuitivo, los espejos son bloqueadores de luz. Al no absorberla, la reflejan, y devuelven la imagen que se proyecta contra ellos. Hasta ahora, todos los conocidos tenían alguna imperfección que reducía sus capacidades, ya que absorbía parte de la energía. Nada importante para la persona que quiere comprobar su aspecto, pero significativas cuando se trabaja con señales digitales o aparatos de alta precisión.

De momento los investigadores han anunciado que van a investigar qué hace de este material un espejo perfecto. Lo han descubierto y caracterizado, pero no saben ni cómo ni por qué funciona como lo hace. Una vez entendido, ya podrán estudiarse sus aplicaciones potenciales.

Entre los usos más probables de esta nueva tecnología están la mejora de las telecomunicaciones mediante fibra óptica ?que acusan cualquier pequeña distorsión en los rayos de luz? o láser y de las plantas termosolares. Estas últimas generan energía concentrando la luz del sol en un único punto mediante espejos. Aunque de momento solo funciona para una longitud de onda, y para un ángulo, es posible que se encuentren otras combinaciones que ayuden a hacer más eficiente el proceso.