Quantcast
lunes, 23 mayo 2022 13:28

Un arreón antes de las vacaciones

Desde 1986, el circuito de Hungaroring ha sido hogar de estrenos. Ahí lograron sus primeras victorias en la Fórmula 1 Damon Hill, Fernando Alonso, Jenson Button y Heikki Kovalainen. Ahí logró también su primer y único podio Pedro de la Rosa. También el trazado magiar vivió, el día de su estreno, una épica batalla brasileña entre Nelson Piquet y Ayrton Senna, con victoria para el primero; el atropello del ínclito Taki Inoue en 1995 ¡por el coche de seguridad!; o el famoso bloqueo de Alonso a Hamilton en la clasificación de 2007, y que fue el desencuentro final que desencadenó todo aquel culebrón en McLaren.

No obstante, no se puede hablar de épica en Hungría. Más allá de estas anécdotas, el circuito húngaro no es conocido por su espectacularidad ni mucho menos. Ni siquiera por tener un ambiente especialmente 'mágico' en sus alrededores. Si se le conoce como 'el otro Mónaco' es porque tiene entre sus características una preocupante imposibilidad de adelantar, pero, a diferencia del circuito del Principado, aquí no hay un túnel que nos haga vibrar, ni un ambiente glamouroso que tape las carencias. Hungaroring será recordado por siempre por la afición española por ser el escenario donde la leyenda de Fernando Alonso se escribió por primera vez con letras de oro, pero poco más. De hecho, el piloto asturiano no cuenta Hungría como uno de sus circuitos donde más ha brillado. Aparte de la victoria de aquel 24 de agosto de 2003, sólo se ha subido al podio en tres ocasiones más. Peor es la estadística para Ferrari: no ganan desde que lo hiciera Michael Schumacher en 2004.

Una de las novedades más sonadas de este fin de semana serán las nuevas-viejas Pirelli. Los polémicos neumáticos que tanto han dado que hablar y que se probaron en Silverstone la semana pasada, estrenarán en Hungaroring el híbrido entre los compuestos de 2013 bajo una construcción de 2012 que, en teoría, deberían darles más consistencia. La marca italiana espera que se acaben ya las polémicas en torno al peligro que pueden suponer, y aunque todos los pilotos son escépticos, lo cierto es que arrancan en igualdad de condiciones. Al menos, en teoría.

El examen no será baladí. Este fin de semana se esperan temperaturas muy altas, de más de 40 grados en según qué zonas del circuito, lo que supondrá toda una prueba de fuego a la resistencia de los compuestos blando y medio que Pirelli ha llevado a Budapest. «La tracción y el frenado son dos aspectos críticos del rendimiento de los neumáticos en Hungría, especialmente porque los equipos establecen unos reglajes destinados a potenciar estas áreas clave. Con unos niveles de energía lateral relativamente bajos, el rendimiento del neumático será el factor limitante, por encima de la durabilidad, y eso será la base de la estrategia elegida», explicó Paul Hembery.

Vettel, el favorito

Un nombre copa al resto en el papel de favorito: Sebastian Vettel. El alemán buscará acabar con otro de los circuitos que se le resisten ya que, junto al de Austin, Hungaroring es el único donde no ha ganado. El alemán se ha quitado la presión de llevarse la victoria, y ciertamente los números están a su favor: pase lo que pase este fin de semana, se irá de vacaciones líder.

Con permiso de Red Bull, serán los pilotos de Mercedes -que tienen los datos de Pirelli de los test de Silverstone, pese a no haber participado- y de Lotus -las características de Hungría y los compuestos les dan un plus-, los que pelearán por la victoria. Ferrari, salvo sorpresa, no. Fernando Alonso ya se quejaba hace unos días de que el F138 no sólo no ha mejorado, sino que ha empeorado con las novedades que han ido introduciendo desde la carrera en Montmeló. Por contra, Felipe Massa aportó optimismo: «La gente comenta que las características de nuestro coche no son idóneas para este circuito y que será difícil para nosotros luchar por la victoria aquí, pero no estoy convencido de que sea una valoración acertada, porque ha habido otros circuitos donde esperábamos que nuestro coche anduviera muy bien y no fue así, y viceversa. Lo importante será entender exactamente cómo reacciona el coche lo antes posible».

Con Galicia en el corazón

La tragedia del tren de Santiago no ha pasado desapercibida por el 'paddock' de la Fórmula 1. Entre los numerosos mensajes de apoyo y pésame, destaca los emitidos por Ferrari. La Scuderia no ha dudado en mostrar su dolor por el accidente, y ha pedido a Fernando Alonso y a Pedro de la Rosa que ejerzan de portavoces para mostrar en una pizarra de las que se usan para mostrar en el muro un mensaje dedicado a Galicia: «Todo nuestro apoyo a las víctimas de Santiago». Antes, Fernando Alonso mostró a través de Twitter su pesar por la noticia que ha conmocionado a la población española. «Día triste para todos. Todo el apoyo a las familias de las víctimas y afectados en el accidente de tren. Difícil de entender. Rabia», escribió en la red social el asturiano.