Quantcast
domingo, 23 enero 2022 3:05

La sequía anotadora condena a España

La selección española de waterpolo ha caído contra Montenegro (7-5) en el segundo partido de la ronda preliminar de los 15os Mundiales de natación y tendrá que jugarse el liderato del grupo ante la también potente Grecia, y es que sucumbió ante Mladan Janovic y sus cinco goles y no supo aprovechar sus superioridades numéricas.

Los de Rafa Aguilar empezaron bien el partido pero rápido mostró sus cartas Montenegro, en un claro aviso de que a España no le sería tan fácil ganarles como hicieron contra Nueva Zelanda (18-3). Los montenegrinos, que necesitaban la victoria tras perder contra Grecia (4-6), salieron a por todas e inspirados por Mladan Janovic y acabaron logrando su objetivo.

Esta amenaza era conocida, pero no pudieron frenar al menor y mejor de los hermanos Janovic. De hecho, ya en el primer medio minuto de juego enseñó los dientes y el camino al triunfo a sus compañeros con el gol inaugural, pero Xavi Vallès le respondió al instante.

España remontó gracias a Guillermo Molina, con un golazo picando abajo el balón en los morros de Zdravko Radic, sin dar opción al portero montenegrino. Empezó jugando mejor España, pero Montenegro se mostró firme y dura en defensa y fue comiendo terreno a los anfitriones, incapaces de aguantar el ritmo.

Pese a ello España llegó arriba al descanso, cuando todavía estaba más parejo el físico. Además, de no ser por un palo de Estrany podrían haber ampliado el 4-5 al final de la primera parte, y es que en la portería Iñaki Aguilar era todo un seguro para sus compañeros.

No obstante, Montenegro siempre se mantenía a un gol por debajo, y España no podía ampliar a dos la renta, algo que hubiera dado otro sentido al partido. En cambio, pese al golazo de Albert Español casi sin ángulo para poner el 3-4, y llegar arriba al descanso, todo cambió en la segunda parte, donde España se quedó seca.

Montenegro empató de penalti, con el entonces tercer gol de Mladan Janovic, y empezó su parcial de 3-0 para poner el 7-5 definitivo, con tres goles del astro Janovic (5/7 para él esta noche). En este tiempo Rafa Aguilar intentó hacer reaccionar a los suyos pero no encontró la tecla, pese a los 5:21 de juego que restaban desde el último gol montenegrino.

España desaprovechó sus mayores superioridades numéricas, desafortunados siempre ante Radic cuando contaban con un hombre más en el agua. Pese a los ánimos de la Bernat Picornell, algunos desajustes defensivos fueron clave para dar ventaja a Montenegro y ya no fueron capaces de volver a remontar.

Ahora, se jugarán el liderato ante Grecia, en una última jornada de infarto pues Montenegro ganará con solvencia a la débil Nueva Zelanda y obligará a España a ganar para no ser tercera y medirse, casi con toda probabilidad, a la campeona olímpica Croacia en octavos de final.