Quantcast

El Ejército pide a los egipcios que se manifiesten a su favor

El jefe del Ejército egipcio, Abdel Fatah al Sisi, ha instado a los ciudadanos a manifestarse el próximo viernes para apoyarle en las medidas para acabar con la violencia en el país, donde en los dos últimos días han fallecido catorce personas. «Todos los egipcios honorables deben salir a la calle. ¿Y por qué salir? Para que me den una autorización y una orden para luchar contra la probabilidad de violencia y terrorismo», ha dicho Al Sisi en un discurso televisado durante una ceremonia de graduación de estudiantes de academias militares en Alejandría (norte).

Al Sisi, también ministro de Defensa, he hecho este llamamiento después de que catorce personas murieran y noventa resultaran heridas en disturbios en los dos últimos días en El Cairo durante las protestas de fieles al depuesto presidente Mohamed Mursi. Al Sisi ha agregado que no van a renunciar «ni por un momento» al plan para conducir la transición egipcia, que él mismo anunció tras el derrocamiento de Mursi por parte del Ejército el pasado 3 de julio, tras las protestas de días anteriores que reclamaban elecciones presidenciales anticipadas.

Esa hoja de ruta incluye la reforma de la Constitución, actualmente suspendida por los militares, y la celebración de comicios presidenciales anticipados.»Hemos dicho a todos que de verdad queremos elecciones libres y transparentes», señaló. Tras la alocución de Al Sisi, el grupo «Tamarrud» (rebelión), integrado principalmente por activistas jóvenes, pidió al pueblo egipcio que se manifieste el próximo viernes para respaldar a las Fuerzas Armadas en su «próxima lucha contra el terrorismo».

La organización, instigadora de las protestas que exigieron a Mursi elecciones anticipadas, ha solicitado a los ciudadanos que salgan a las calles el viernes para exigir, además, que se juzgue a Mursi. Para el mismo día, los Hermanos Musulmanes, grupo al que ha pertenecido el depuesto mandatario hasta que accedió a la Presidencia, han convocado marchas para rechazar el golpe de estado militar e insistir en su apoyo a Mursi.