Quantcast

El PP acepta ahora las peticiones para que Rajoy hable del 'caso Bárcenas'

El PP ha aceptado este miércoles tanto la petición de comparecencia de los nacionalistas de CiU y PNV, como la de Izquierda Plural y Grupo Mixto para que el jefe del Ejecutivo ofrezca explicaciones por el llamado 'caso Bárcenas', unas solicitudes que se acumularán a la que ha registrado Mariano Rajoy a petición propia.

En concreto, Izquierda Plural y Grupo Mixto piden que Rajoy aclare «todas los interrogantes que pesan sobre la situación del presidente» e «informe de manera transparente a la ciudadanía ante la gravedad de las informaciones conocidas». Por su parte, los nacionalistas reclaman la presencia del presidente ante el Pleno para que dé cuenta de «su posición y actuaciones en relación con el denominado 'caso Bárcenas'.

«Nos parece que estas peticiones perfectamente pueden acumularse en la comparecencia del presidente del Gobierno que está ya prevista para la próxima semana», ha declarado el portavoz parlamentario del PP, Alfonso Alonso, durante la reunión de la Diputación Permanente del Congreso, el órgano que sustituye al Pleno en periodos no ordinarios de sesiones.

Sin embargo, ha confirmado el rechazo del Grupo Popular a la solicitud del PSOE para que Rajoy aclare en el Congreso «cuándo y cómo piensa asumir las ineludibles responsabilidades políticas que se derivan de las informaciones facilitadas por el extesorero del PP y que deben provocar su dimisión». «Aceptar eso vendría a significar tanto como si votáramos a favor de la dimisión del presidente, cosa que no se le puede pedir al grupo que apoya al Gobierno», ha proclamado Alonso.

El PSOE exigirá a Rajoy la «verdad» y que «dimita»

La portavoz del Grupo Socialista, Soraya Rodríguez, ha defendido su solicitud argumentando que la situación ha llegado «demasiado lejos» y por eso ha insistido en que su partido exigirá al presidente la próxima semana tanto que diga la verdad como que dimita de su cargo. Para Rodríguez, en ningún momento el 'caso Bárcenas' ha supuesto un «chantaje al Estado», sino únicamente un «chantaje a Mariano Rajoy», algo que, en su opinión, ha provocado la «alarma de todos los españoles» y que «no se puede dirimir de otra manera» que no sea la dimisión del jefe del Ejecutivo.

Por eso, ha remarcado que en el debate del próximo 1 de agosto, los socialistas no van a hablar de la situación económica, sino de la «presunta financiación ilegal del PP y los supuestos cobros en negro», por lo que ha pedido al presidente que diga la verdad. Desde CiU, el portavoz adjunto del grupo, Pere Macías, ha subrayado la importancia de que Rajoy focalice en el 'caso Bárcenas' y en la presunta financiación ilegal del PP su comparecencia del próximo 1 de agosto porque, a su juicio, el «disimulo» no sería admisible. Además, ha recalcado que esa jornada debería ser «útil», «ejemplarizante», «absolutamente transparente» y exenta de «hipocresía política» y que, además, se evite el debate del «y tú más» para que los ciudadanos puedan recuperar la confianza en la clase política y la credibilidad de las instituciones.