Quantcast

Detenidas doce personas por robar 3.300 kilos de melones y sandías

La Guardia Civil ha detenido a un total de doce personas por el robo de 3.300 kilos de sandías y melones en distintas fincas de las comarcas del Condado y la costa de Huelva en los últimos dos días, a los que se le ha imputado un delito de hurto. Según ha informado la Guardia Civil en un comunicado, las cuatro primeras detenciones se produjeron en una parcela de Lucena del Puerto (Huelva), el pasado 20 de julio, después de que los agentes que se trasladaron hasta el lugar comprobaron que a la misma habían accedido tres vehículos y un grupo de personas.

Estas personas, que pertenecían a la misma familia, estaban cargando más de una tonelada de melones en los vehículos, por lo que se procedió a su detención y a intervenir la mercancía. Dos días después y, ante la información de que se estaba perpetrando un robo en esta ocasión de 1.800 kilos de sandías, en una finca de Almonte se desplegó un dispositivo de distintas patrullas.

Fue la de Bonares la que detectó a un vehículo ocupado por cuatro hombres, también miembros de una misma familia, que portaban los frutos sustraídos, procediendo a su detención. Por último, agentes del puesto de Cartaya interceptaron a un vehículo ocupado por cuatro hombres que estaban intentando sustraer en una finca de la localidad un total de 500 kilos de sandías, no lográndolo al percatarse de la presencia policial, que fue avisada por los agricultores tras haber visto movimientos de vehículos extraños al lugar.

En todos estos servicios la colaboración ciudadana ha sido esencial, ya que resulta fundamental que sean puestos en conocimiento de la Guardia Civil la mayor parte de la información sobre la comisión de estos delitos para que se pueda actuar con la inmediatez requerida para evitar que los frutos acaben en el mercado ilegal. Estos servicios de actuación directa sobre los hechos delictivos son complementados con las continúas inspecciones que se llevan a cabo en mercadillos y puestos ambulantes, donde son verificados por la Guardia Civil la documentación y la procedencia de los frutos que en ellos son ofrecidos, por considerarse que son el fin último de los hurtos sufridos por los agricultores. La Guardia Civil ha instruido las correspondientes diligencias que, en unión de los detenidos, han sido puestas a disposición de los Juzgados de Instrucción competentes