Quantcast

«Si encendemos un fósforo parece que arde Roma»

El candidato a la presidencia de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), José Luis Acosta, ha criticado hoy la «hostilidad» con la que se trata a esta entidad y ha manifestado que «si encendemos un fósforo parece que esta ardiendo Roma». El guionista, que ha participado en Córdoba en los cursos 'Un Verano de Guión', ha hablado con los periodistas sobre las elecciones del próximo jueves, en las que se enfrentará a José Miguel Fernández Sastrón, para sustituir a Antón Reixa al frente de la SGAE.

Sobre los comicios, ha rechazado que impliquen una «regeneración» dentro de la casa, puesto que los más «graves» problemas de la SGAE «no han sido generados por la Junta Directiva» de Reixa. Entre estos problemas, ha citado el anteproyecto de ley de propiedad intelectual, la desinversión heredada del periodo del mandato de Teddy Bautista, la subida del 21 % del IVA y la crisis económica, a los que considera «cuatro torpedos» que pueden desestabilizar la SGAE.

También ha criticado la percepción que tienen los medios de la SGAE, una organización de la que ha destacado que «gasta millones en becas, formación y asistencia social», lo que «nunca aparece en las noticias». «Lo único que aparece en las noticias es que si encendemos un fósforo parece que esta ardiendo Roma», ha apostillado el candidato, que asegura que los esfuerzos de la SGAE «no deben estar tanto en quién es el presidente, sino en arreglar todo lo demás».

Críticas a Google

A su juicio, este tratamiento mediático se justifica en que «no interesa que los derechos de propiedad intelectual se defiendan, ni que los autores tengan una casa grande y sólida para defenderlos». En este ámbito, también ha considerado que el anteproyecto de ley intelectual del Gobierno «defiende más a Google que a los autores españoles», a quienes deja «indefensos» ante otras sociedades de gestión europeas, que son «grandes» y «solidas».

Con respecto a la subida del IVA cultural, ha señalado que el Gobierno está «muy receptor» y ha mostrado su disposición para negociarlo, aunque ha lamentado que el daño hecho sea «irreparable». Todas estos asuntos piensa combatirlos a partir del jueves como presidente de la SGAE. Para ello, ha adelantado que su estrategia consistirá en hacer mucha política y, sobre todo concienciar a la sociedad de la «hostilidad» que existe ante la propiedad intelectual.