Quantcast

Matas, de seis años a nueve meses

Siete años presidente del Govern balear y tres más ministro de Medio Ambiente con José María Aznar, mandatos en los que consiguió sacar adelante el polémico Plan Hidrológico Nacional y reformar el Estatuto balear. En unos pocos años, la figura del expolítico Jaume Matas ha pasado de la cima del PP a estar en tela de juicio. Finalmente, Matas se librará de la cárcel. El Supremo ha decidido rebajar la pena de 6 años de cárcel a nueve meses.

Nacido hace 53 años en Palma en el seno de una conocida familia de exiliados republicanos, activistas socialistas y laicos, este licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales ha sido presidente de Baleares entre 1996 y 1999 y entre 2003 y 2007, siempre al lado de UM y su exlíder María Antònia Munar -imputada en varios casos de corrupción-, que ostentó la presidencia del Consell de Mallorca en los dos periodos.

En su primera etapa, llegó al poder tras las sucesivas dimisiones de dos presidentes populares: Gabriel Cañellas a raíz de su implicación en un caso de corrupción y Cristófol Soler después de que su partido le retirara la confianza. Sin embargo, su clímax político lo alcanzó en Madrid, adonde se fue como ministro en el año 2000 tras perder el PP el gobierno insular y ceder la batuta de mando al llamado 'pacto de progreso' entre el PSOE y otros partidos nacionalistas y de izquierdas.

De esta etapa como ministro de Medio Ambiente (de abril de 2000 a marzo de 2003) se le recordará por sacar adelante en julio de 2001 el polémico Plan Hidrológico Nacional y por enfrentarse a las consecuencias del vertido del Prestige. En 2003, dejó el Ministerio para presentarse como candidato en las islas y consiguió la mayoría absoluta, justo un año antes de que el PP perdiera esta representatividad en el Congreso de los Diputados. Durante ese periodo, uno de sus logros fue la reforma del Estatuto balear, largamente reivindicada y que se consiguió sacar adelante con el consenso de todos los partidos.

El declive del ministro de Aznar llegó después de las elecciones autonómicas de 2007, en las que Matas repitió como candidato. Su partido fue el más votado, pero UM decidió pactar con el PSOE y dejar de lado al PP. El 21 de junio de ese año, Matas anunció que dejaba la política y se iba a vivir a Estados Unidos para trabajar para la empresa privada. Los casos de corrupción han acompañado a Matas en varias ocasiones, tocándole de lleno.