Quantcast

Los duros controles hacen del ciclismo el deporte más limpio, dice Froome

PARÍS (Reuters) – Los estrictos controles antidopaje son la prueba de que el ciclismo es actualmente el deporte más limpio, dijo Chris Froome después de ganar el Tour de Francia 2013.

Froome es el primer corredor en ganar el Tour después de que el estadounidense Lance Armstrong fuera desposeído de sus siete títulos tras descubrirse que hacía trampas. Quizás de una forma poco sorprendente teniendo en cuenta el oscuro pasado del ciclismo, el británico también estuvo bajo sospecha durante la carrera de este año.

«El deporte ha cambiado y el número de controles es ahora muy estricto. Cada ciclista tiene un pasaporte biológico y casi una vez al mes se realizan pruebas», dijo Froome en una entrevista con Reuters TV el día después de ser coronado frene al Arco del Triunfo de París.

«La gente no sabe la cantidad de controles que tenemos que pasar. Estoy seguro de que el ciclismo es uno de los deportes más limpios, si no el más limpio, solo por la forma en que es vigilado y controlado».

El ciclista del Team Sky tuvo que enfrentarse a las inevitables preguntas de los medios sobre el dopaje durante la carrera de tres semanas.

«Eso añadió un aspecto, un aspecto diferente a nuestra carrera en la que no solo estábamos pensando en la carrera y en los retos que presentaba sino también en ese aspecto fuera de la bicicleta de tener que contestar a preguntas sobre nuestra limpieza», dijo el deportista de 28 años.

«Entiendo perfectamente esas preguntas, es normal dadas las revelaciones sobre la era de Lance Armstrong. Estoy feliz de haber podido contestar a esas preguntas y demostrar a la gente que este deporte ha cambiado realmente», añadió Froome.

El corredor nacido en Kenia ahora tiene sus ojos puestos en el Mundial que se disputará en Italia en septiembre, pero cree que su victoria de este año en la edición número 100 del Tour podría ser la primera de muchas.

Se convirtió en el segundo ciclista británico en ganar el Tour tras cruzar la meta de los Campos Elíseos el domingo con cuatro minutos y 20 segundos de ventaja sobre el colombiano Nairo Quintana, después de que su compatriota Bradley Wiggins venciera el año pasado.

La ruta montañosa de la edición de este año se adaptaba a Froome, un fantástico escalador y un buen contrarrelojista, consiguiendo tres victorias de etapa.

«Es todavía pronto para hablar de eso, pero el Tour de Francia es una carrera bonita, es la cumbre del calendario ciclista y me encantaría volver para intentar ganar en futuras ediciones», dijo.

/Por Pauline Mevel/