Quantcast

La activista tunecina de Femen en prisión se enfrenta a un nuevo juicio

La activista tunecina Amina Sbui ha comparecido de nuevo este lunes ante un tribunal, en esta ocasión acusada de participar en un altercado en prisión, según su entorno en el marco de un proceso «fabricado» con el que las autoridades quieren ocultar supuestas torturas de las que la feminista habría sido víctima.

Sbui, también conocida como Amina Tyler, se ha visto inmersa en una sucesión de acusaciones desde que publicó una foto en Internet donde mostraba su pecho desnudo, seña de identidad de la organización feminista FEMEN. La joven, de 19 años, permanece detenida desde que el 19 de mayo pasado escribiese la palabra 'FEMEN' en un muro de Kairouan. Sbui ha sido multada hasta el momento con 300 dinares (alrededor de 140 euros) por poseer un espray pimienta en el momento de su detención, pero este lunes ha debido comparecer de nuevo ante la justicia por supuestas agresiones y difamación contra un funcionario de la prisión de mujeres de Sousse.

Su comité de apoyo, sin embargo, ve tras estos cargos una venganza de índole política, según la cadena francesa RFI. Sus abogados han asegurado que estas nuevas acusaciones son una respuesta a las denuncias de malos tratos, mientras que el padre de la joven, Mounir Sboui, ha lamentado que se trata de un «asunto fabricado».

FEMEN ha difundido un comunicado en el que explica la «verdadera historia» tras este juicio. Según la organización, la trifulca de la prisión se originó tras la decisión de la compañera de celda de Amina Tyler, Rabia, de no saludar a los guardias de seguridad «en protesta por la tortura y los abusos» cometidos en el penal. La «resistencia» de Rabia llevó a cuatro de los guardias a «golpear» a esta reclusa, a lo que Sboui respondió, por «solidaridad», empujando a los «agresores».

Los delitos de agresión y de difamación podrían costarle a la activista condenas de un año y seis meses de prisión, respectivamente. El tribunal de M'saken, donde ha comparecido este lunes, ha aplazado hasta el 29 de julio la lectura del veredicto, según RFI y la agencia oficial tunecina TAP.