Quantcast

El móvil enfoca al fotógrafo

Alex Rodríguez, ataviado con una gorra y la camiseta de los Yankees, mira fijamente al objetivo mientras sujeta el bate sobre su hombro derecho. La expresión de este jugador de béisbol, que ocupó la portada del 'New York Times' el pasado 31 de marzo, llama poderosamente la atención. La corrección del color y el marco con el que Nick Laham decidió jalonarle delatan el origen de la creación. Una imagen tomada con un iPhone y retocada con Instagram que consiguió ser la cara dominical de 'La Dama Gris', uno de los rotativos más vendidos de todo el mundo. «Esta no fue mi opción. No me dieron a elegir entre un estudio o el cuarto de baño», comenta el autor de un retrato tomado en los aseos de un vestuario que marcó un nuevo hito del consolidado fenómeno de la fotografía móvil.

Conscientes de la aceptación del gran público, los fabricantes han dedicado gran parte de sus esfuerzos a este campo. El último capítulo de esta carrera lo ha protagonizado Nokia, que recientemente presentó el Lumia 1020, con una nueva versión del sensor de 41 megapíxeles y promete mejorar exponencialmente la calidad de las capturas nocturnas. Unos guarismos que ya incorporó el pasado año a un dispositivo Symbian, en un estreno que supuso el pistoletazo de salida a su tecnología Pure View, una de las grandes apuestas de la factoría finlandesa. Este lanzamiento ha echado un poco de combustible al enconado debate del futuro de los equipos profesionales. «Llevo muchos años en esto. He dejado de ser un mero fotógrafo», afirma Joao Carlos, especialista en fotografía de moda que milita en las filas del 'Extreme Team', una iniciativa de SanDisk en la que una selección de miembros del gremio hacen su tradicional trabajo solo equipados con dispositivos móviles. «Se podría decir que soy un creativo. He aprendido a moverme por encima del dispositivo que use», remacha.

Otras marcas tampoco se han querido quedar atrás en la explotación de este nuevo yacimiento comercial. Sony, a través del CEO de la compañía en Corea del Sur, ya ha sugerido que en los próximos meses la firma nipona pondrá en el mercado un teléfono con una cámara con 20 megapíxeles para responder al reto de Nokia. Por su parte, Samsung ha remodelado su buque insignia, el Galaxy S4, con la versión 'Zoom': cámara de 16 megapíxeles, una lente gran angular de 24 mm y un zoom óptico de diez aumentos.

«Parece que pinta bien y hablan de que hace buenas fotos de noche, que es uno de los grandes problemas de los móviles», opina sobre el Lumia 1020 'Luisón', un arquitecto madrileño que se ha convertido en uno de los perfiles más atendidos en Instagram con cerca de 120.000 seguidores y que, en 2011, fue destacado por la plataforma al incluirle en el 'selecto' club de los recomendados. Unos méritos que le han servido para poder realizar varias exposiciones y algún que otro trabajo ocasional. «La imagen original siempre tiene que contar algo», advierte sobre la moda de las herramientas de edición. Preguntado por la posibilidad de que las cámaras equipadas con internet y un sistema operativo móvil como las que ya han lanzado Samsung, Nikon o Polaroid sean un estándar, este 'iphonografo' cree que es un formato «con mucha fuerza» y «futuro».

Críticas a Facebook

Desde que entró Facebook, «Instagram se ha convertido en un patio de vecinas y se premian otras cosas», afirma. No es el único desencantado. Tras la venta y posterior cambio de condiciones de uso, muchos dejaron la plataforma y migraron a Flickr (Yahoo!), Snapseed (Google) y otras de las tantas que pueblan las tiendas de Android e iOS. Una ecléctica selección que aumenta cada día y que ahora amenaza con trasladar esta moda a los vídeos, gracias a lanzamientos como Vine o los filtros audiovisuales de Instagram. En medio de todo esto algunos emprendedores españoles también han hecho unas propuestas peculiares. La más llamativa, Abracadabrapp, una 'app' analógica, que permite con un sencillo mecanismo capturar imágenes al mismo tiempo en direcciones opuestas solo con la cámara trasera. La idea, una evolución de un proyecto anterior, ha despertado el interés de Moleskine, que ha lanzado una edición limitada de una libreta con este invento. «Lo que tenemos ya no son cámaras. Son herramientas de creación y organizadores digitales», afirma Ignasi Giró, uno de los padres del artilugio financiado por 'crowfunding'.

Audiosnaps es otra de las aventuras con 'sello' español que han visto la luz recientemente. Se trata de una app que captura en un JPG (el formato más usado para las imágenes digitales) los cinco segundos de audio que se han oído antes de darle al disparador. Es decir, que mientras uno ve la sonriente foto de familia que se sacó en la barbacoa el pasado domingo, podrá escuchar el sonoro 'PATATA' que dijeron los protagonistas de la imagen. ?No es una mera suma de sentidos, vista y oído, sino que el audio acerca a la realidad del momento en el que se sacó la imagen?, explica Marc Sallent, CEO de la compañía, que se estrenó apenas hace diez días en iPhone y que cuenta ya con más de 2.000 usuarios. ?En un futuro queremos estar en todas los 'smartphones' y en todas las cámaras?, aclara Sallent