Quantcast
domingo, 16 enero 2022 23:10

El Barça deshoja la margarita

El vicepresidente deportivo del Barcelona, Josep Maria Bartomeu, y el director deportivo, Andoni Zubizarreta, trabajan a contrarreloj para encontrar en dos o tres días al hombre que sustituya a Tito Vilanova al frente del banquillo azulgrana. Una solución de urgencia para un problema mayúsculo que ha convulsionado al barcelonismo en plena pretemporada, cuando no queda mucho margen de maniobra y cuando buena parte de los primeros espadas de la dirección técnica ya trabajan con sus equipos.

El abanico no es tan amplio como en el mes de mayo o junio, al término de los campeonatos, pero el Barça tiene que mover ficha enseguida, ya que hay algunas decisiones estructurales en lo que a la confección de la plantilla se refiere, como el fichaje de un central o decidir qué hacer con Cesc, que dependerán de la opinión del nuevo entrenador. El Barça viaja la semana que viene a Múnich, donde jugará contra el Bayern de Pep Guardiola, y a Oslo, para medirse al Valerenga, por lo que el nuevo inquilino del banquillo culé podría ser anunciado entre el lunes y el martes. Aun a riesgo de que las negociaciones no fructifiquen, a día de hoy los dos técnicos que suenan con más fuerza son Luis Enrique y Gerardo el 'Tata' Martino.

El asturiano es la apuesta ortodoxa. Ha mamado el estilo Barça, como jugador, y como entrenador del filial de segunda B, y llegaría avalado por dos de los pesos pesados de la entidad. Por un lado del capitán, Carles Puyol, íntimo de 'Lucho', y por otro, del presidente, Sandro Rosell, que ya lo quiso a finales de la temporada pasada, cuando aún no estaba claro si seguiría Tito Vilanova, y fue además su primer candidato cuando ya se mascaba que Guardiola no seguiría hace dos años. El gran problema del exjugador de Barça, Real Madrid y Sporting es que tiene contrato en vigor con el Celta, donde llegó hace un mes, tras su paso no muy exitoso por la Roma (fue despedido a mitad de temporada) y donde llegó como el nuevo Guardiola, del que por cierto se distanció después de tres temporadas en el Barça B, lo que es un dato a su favor, teniendo en cuenta el grado de crispación que existe entre rosellistas y guardiolistas/laportitas.

Si el Barça se decide por Luis Enrique, como asegura TV-3, tendrá que abonar tres millones al Celta, al que podría ofrecer a cambio a Joan Francesc Ferrer, Rubi, exentrenador del Girona, y que Tito incorporó a su staff para la presente temporada. Si el club vigués ya hubiera tramitado la ficha del asturiano, el Barça podría encontrarse con alguna pega en el reglamento de la FEF, pero parece que no es así. Si Luis Enrique dijera que no, el Barça baraja la opción más arriesgada, la del Tata Martino. Inédito en las ligas europeas, el argentino, que ya sonó para la Real como reemplazo de Montanier, desembarcaría con el visto bueno de su paisano Leo Messi. En Argentina aseguran que el Barça ya se ha puesto en contacto con él para saber su disponibilidad y acercar posturas. A su favor, que está libre contractualmente, y en contra, que al margen de su etapa como seleccionador de Paraguay, su palmarés no luce demasiado. Como Messi y como Bielsa (su maestro y que también podría sentarse en el banquillo azulgrana) es de la ciudad de Rosario.

El tercero en las quinielas es Jupp Heynckes. Tras alcanzar la gloria en el Bayern, logrando un triplete (liga, copa y Champions) histórico, el alemán se acaba de jubilar, aunque siempre ha dicho que le gustaría entrenar al Barça y si le llegara la oferta difícilmente la rechazaría por muy cómodo que en encuentre en su retiro dorado. La lista de futuribles es enorme, la gran mayoría con contrato en vigor como Laudrup (Swansea) o Koeman (Feyenoord). Luego están las vías caseras, las de Rubi, o la de Lluis Carreras, máximo responsable del Sabadell las tres últimas temporadas.

El fútbol español se vuelca con Tito

El alud de muestras de cariño y de solidaridad hacia Tito Vilanova continuó este sábado, un día después de que las redes sociales se colapsaran de mensajes de ánimo para el míster gerundés. Uno de los más emotivos fue el que le dedicó Carlo Ancelotti. «Quiero enviar un mensaje de ánimo a mi colega Tito. Estoy triste, pero lo conozco y es un luchador. Toda la plantilla y el club estamos con él esperando que todo sea bueno para él», dijo el entrenador blanco. Andrés Iniesta, desde Fuentealbilla lanzó un convencimiento. «Volverá a vencer esta batalla tan fea», dijo. «Lo más importante es la persona», añadió, para después concluir con un deseo: «Ojalá todo termine pronto».