Quantcast

Palestinos e israelíes volverán a sentarse a negociar tres años después

Después de una maratoniana jornada repleta de intensos contactos diplomáticos, el secretario de
Estado de EE UU, John Kerry, anunció desde Ammán, tras reunirse por tercera vez con el presidente palestino, Mahmud Abás, que se había alcanzado un principio de acuerdo entre las partes.
«Hemos alcanzado un acuerdo que establece una base para reiniciar negociaciones directas sobre el estatus final entre palestinos e israelíes», dijo Kerry tras regresar de su último encuentro con Abás en la Mukata de Ramala.

El jefe de la diplomacia de EE UU precisó que el acuerdo «aún se encuentra en vías de ser formalizado» definitivamente, pero anunció que los jefes negociadores palestino, Saeb Erekat, e israelí, Tzipi Livni, se reunirán en Washington la próxima semana para mantener conversaciones preliminares y discutir los detalles de la negociación. Kerry no mencionó cuál será el marco de la negociación y si éste incluirá la aceptación por parte de Israel de las fronteras anteriores a 1967 como base del futuro Estado palestino o el reconocimiento de Israel como Estado judío, como exigían ambas partes.

Tampoco dijo nada respecto a la congelación de la construcción en los asentamientos israelíes o la liberación de los presos palestinos anteriores a los acuerdos de Oslo de 1992, que demandaba Abás.

Compromiso

Se limitó a señalar que cuando concluyan las conversaciones preliminares en Washington realizará una nueva declaración. «Nadie cree que las diferencias de largo tiempo entre ambas partes se resolverán de hoy a mañana. Somos conscientes de que ante los desafíos habrá que hacer elecciones muy difíciles», afirmó, aunque se mostró «lleno de esperanza» por el «liderazgo y el coraje» de Abás y del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, que han «desempeñado un papel clave».

Por su parte, Nabil Abu Rudeina, portavoz del presidente palestino, dijo en un comunicado que en la reunión de Ramala entre Kerry y Abás se había «conseguido un progreso». «Ese progreso se consiguió tras llegar a un acuerdo sobre los principios que allanan el camino para reiniciar las negociaciones», afirmó Rudeina, aunque añadió que «aún hay ciertos detalles que necesitan ser resueltos» sin precisar cuáles.

Fuentes palestinas próximas a la presidencia indicaron que Kerry presentó a Abás «garantías» respecto al compromiso israelí de aceptar el principio de la solución de dos estados basada en las fronteras de 1967.

Los palestinos demandaban ese compromiso por escrito por parte de Israel para poder comenzar a negociar, lo que hasta el momento todavía se desconoce si han conseguido. La mayoría de los miembros de la dirección palestina, a la que Abás presentó ayer la última propuesta de Kerry en una tensa reunión en la Mukata, se habían mostrado en contra de reanudar los contactos si Israel no aceptaba las fronteras del 67.

Erekat se desplazó a Ammán para plantearle a Kerry esa posición de la dirección palestina, tras lo que éste anunció un viaje inesperado a Ramala para ver de nuevo a Abás, con quien se había entrevistado ya dos veces desde el miércoles.

Presión

Todo parece indicar que, ante la intensa presión de Kerry, los dirigentes palestinos han optado por darle una oportunidad a Abás y a la negociación preliminar propuesta por el norteamericano. «No soy optimista, pero dejemos darle a este camino negociador una oportunidad», dijo tras el anuncio el dirigente de Fatah y miembro de la dirección palestina Hasam Abu Baker .

Baker aseguró que el jefe de la diplomacia de EE UU «no ofreció suficiente información sobre sus planes» y advirtió de que el estatus final y los temas sobre la mesa «requieren más que un encuentro entre Erekat y Livni». Por su parte, el presidente de EE UU, Barack Obama, llamó la pasada noche a Netanyahu para instarle a «reanudar las negociaciones con los palestinos tan pronto como sea posible». El canal 2 de televisión israelí aseguró que Netanyahu se ha comprometido con Kerry a liberar de forma escalonada a 250 presos palestinos, cerca de un centenar de ellos anteriores a los acuerdos de Oslo.

El primer ministro israelí se enfrenta a serias presiones dentro de su propia coalición de gobierno, con partidos como el del ministro de Economía, Naftalí Bennet, que han amenazado ya con abandonarlo si se negocian las fronteras de 1967. Fuentes palestinas indicaron que Kerry ha propuesto mantener negociaciones por un período de entre seis y nueve meses centradas en las cuestiones de las fronteras y seguridad.

Israel liberarán a algunos presos palestinos, pero no acepta las fronteras de 1967

El ministro israelí de Relaciones Internacionales y Asuntos Estratégicos, Yuval Steinitz, ha asegurado que Israel liberará un número limitado de presos palestinos en virtud del acuerdo para reiniciar negociaciones, pero ha rechazado que haya aceptado las fronteras de 1967 como base para negociar. «No hay ninguna opción de que nosotros aceptemos entrar en ningunas negociaciones que comiencen por definir las fronteras territoriales o con concesiones por parte de Israel, incluida la congelación de la construcción» en los asentamientos, ha dicho Steinitz en declaraciones a la radio pública.