Quantcast
domingo, 23 enero 2022 7:48

Nairo, el sucesor de una estirpe

Nairo Quintana está muy cerca de hacer historia en el ciclismo colombiano. En realidad ya la ha hecho con el Tour de Francia que lleva. A los 23 años, el vencedor de la Vuelta al País Vasco, y de las etapas de Arrate y la contrarreloj de Beasain, está en el buen camino para poder ganar un día la prueba francesa.

Colombia es un país con una gran tradición ciclista, que surge y desaparece en función de muchas variables, la más importante, la de que sus corredores puedan competir en Europa, bien con formaciones colombianas, o europeas. Quedan lejos los tiempos de grupos como el Café de Colombia, que corrió el Tour de 1983, o Postobón, e incluso el Kelme, que tuvo una gran cantera en Colombia que le dio muchos triunfos y buenos ciclistas.

La altura en la que viven la mayoría de ciclistas colombianos, el nivel de vida del país, un trabajo más cuidado con los jóvenes, las condiciones de escaladores que atesoran y la necesidad de ganar dinero, en euros o dólares, suponen un cambio de vida, un reto para sus ciclistas.

También ha influido el mayor control antidopaje que hay, lo que les beneficia, puesto que el vivir y entrenar en altitud favorece su rendimiento. En el caso de Nairo Quintana, pasa más tiempo en Colombia que en Europa. Cuando acabe el Tour correrá la Clásica de San Sebastián y la Vuelta a Burgos, para volver a su país y preparar el mundial. Desaparecerá de Europa hasta diciembre, o quizá febrero.

En todos los frentes

El primer gran triunfo del ciclismo colombiano a nivel internacional no llegó en Europa, sino en México, en 1967, con un ciclista llamado Álvaro Pachón Morales. Más tarde, en 1970, aparecería la figura de Martín ?Cochise? Rodríguez, que logró el récord de la hora en México, con 47 kilómetros y 553 metros. También conseguiría el título mundial de persecución en Varese, en 1971.

Las grandes victorias estaban todavía por llegar. Fabio Parra sería tercero en el Tour de 1988 y segundo en la Vuelta a España de 1989, además de ganar una etapa en el Tour, en Lans En Vercours, en 1985. Lucho Herrera se impondría en la Vuelta a España de 1987 y en la etapa de Alpe D´Huez en 1984. Logró dos premios de la montaña en el Tour, en 1985 y 1987.

El primer colombiano que consiguió ser podio en una grande fue Patxo Rodríguez, en la Vuelta de 1985. También logró el podio de la Vuelta Óscar de Jesús Vargas, en 1985. Tuvieron un campeón del mundo contrarreloj, Santiago Botero, en 2000, que lograría la medalla de bronce un año más tarde. Rigoberto Urán ganó este año una etapa en el Giro, en Altopiano, además de ser ser segundo en la general.

Nairo Quintana ha ganado el Tour del Porvenir. El primero que lo logró fue Alfonso Florez. Martín Ramírez se impondría en el Dauphiné Liberé de 1984.

Han tenido campeones del mundo, como el pistard Marlon Pérez, que logró la medalla de oro en la prueba de puntuación en el mundial de Ecuador. También buenas féminas, como María Luisa Calle, campeona del mundo de scratch, en los mundiales de 2006, en Burdeos, y bronce en puntuación en el mundial de 2004. La nueva generación que vive en Europa la encabezó Rigoberto Uran, al que siguieron Sergio Luis Henao o Carlos Alberto Betancurt, vencedor del Girino de aficionados en 2010, un años antes lo ganó otro colombiano, Sarmiento, precisamente en la misma temporada en la que Nairo Quinta se impuso en el Tour del Porvenir. Hay una gran generación de ciclistas colombianos. Nairo Quintana puede ser el que más lejos llegue.