Quantcast

Una máquina convierte el sudor en agua potable

Un ingeniero sueco ha creado una máquina que extrae el sudor de la ropa usada, y lo convierte en agua potable. Aunque es una tecnología con pocas aplicaciones prácticas ?algunas sí tiene?, se ha construido para ayudar a Unicef (la agencia de Naciones Unidas para la infancia) en una campaña de concienciación.

El dispositivo, creado por el ingeniero sueco Andreas Hammar, captura el sudor impregnado en la ropa en un proceso similar al de una secadora. La calienta y la centrifuga para extraer el agua en forma de vapor. Posteriormente lo conduce a una membrana que impide el paso de sales y bacterias. Al otro lado solo queda agua potable.

Aunque el invento tiene pocos usos prácticos en la Tierra, es similar a la tecnología que usan los astronautas para reutilizar su orina en la Estación Espacial Internacional. Desde Unicef han asegurado que su objetivo era concienciar de que hay millones de niños en el mundo sin acceso a agua potable. Para ello han instalado la máquina durante la Gothia Cup, una de las competiciones internacionales de fútbol juvenil más grandes del mundo.

«La cantidad de agua que puede producir depende de lo sudorosa que sea una persona, pero una camiseta normal produce unos 10 mililitros de agua», aseguró el creador a la BBC. «Apenas un trago». Como, por cuestiones de tiempo, la gente no produjo tanto sudor como esperaban los organizadores, instalaron bicicletas estáticas en los alrededores. «Es difícil de creer», explicó Hammar, «pero el agua resultante es de mejor calidad que la del grifo».

Mientras se celebra el torneo cualquier persona está invitada a entregar su camiseta sudada y recibir, a cambio, un vaso de sudor purificado. «Aun así, la demanda de sudor es mayor que la oferta», afirmó Mattias Ronge, responsable de la campaña de Unicef. «Y esta máquina nunca se producirá en masa. Hay soluciones más eficientes».