Quantcast

El poder de la orina

No es ninguna novedad -el concepto de la pila de combustible microbiana lleva estudiándose desde hace un siglo-, pero ahora el equipo del Laboratorio de Robótica de Bristol, afincado en la Universidad del Oeste de Inglaterra, podría haber dado el paso hacia una batería para teléfonos móviles recargable mediante la orina humana. Ahora bien, ¿cómo funciona? Este tipo de baterías utilizan bacterias que descomponen la materia y, en ese proceso, generan energía eléctrica. El equipo del laboratorio ha descubierto que la orina podría ser el alimento perfecto para esas bacterias.

Así lo explica el doctor Ioannis Ieropoulos en una entrevista concedida al 'Usa Today': «La orina es químicamente muy activa, rica en nitrógeno y tiene compuestos tales como urea, cloruro, potasio y bilirrubina, que hacen que sea muy buena para las células de combustible microbianas».

El avance se ha dado esta semana. Hasta el momento, este tipo de baterías apenas podía acumular cantidades de energía muy pequeñas en condensadores de almacenamiento. Los experimentos realizados esta semana en un teléfono Samsung dejan patente que hay espacio para cierta esperanza. «La batería que hemos desarrollado genera energía suficiente para habilitar la mensajería SMS, la navegación web y realizar una llamada breve -explica Leropoulos-. Ahora estamos desarrollando y perfeccionando el proceso para cargar una batería totalmente».

Lo cierto es que, tal y como señala el artículo, podría ser un gran avance, especialmente en esos lugares donde las fuentes de energía son difíciles de conseguir. No en vano, parte de los fondos para este trabajo ha venido dado por la Fundación de Bill y Melinda Gates.