Quantcast

A por los 8.000 gracias al BCE

La política monetaria continúa marcando el devenir de los mercados de renta variable. Desde un punto de vista ortodoxo, no es lo más recomendable, pero a la vista de cuáles son las necesidades que demandan los inversores, medidas anunciadas como la del Banco Central Europeo ayudan a recuperar posiciones. La institución presidida por Mario Draghi anunció, por sorpresa, que relaja las condiciones de garantía para aceptar bonos soberanos. La calificación simple «A» servirá como garantía, frente a la triple «A» exigida hasta ahora. Ello, unido a un buen resultado en la subasta del Tesoro Público en la que consiguió rebajar los intereses asumidos por la deuda a 3, 5 y 10 años, actuó como acicate para que el Ibex-35 recupere la senda alcista y consiguiera una revalorización del 1,85%, con la que ha conseguido recuperar prácticamente los 8.000 puntos, al situarse en los 7.957 puntos.

El plan de estímulo de la Reserva Federal norteamericana (Fed), unido a las medidas de liquidez aportadas por el BCE, además de las del Banco de Japón, cuyas inyecciones de dinero prosiguen después de varias semanas, son las que mejoran las posiciones en renta variable. Algunos expertos alertan ante la posible burbuja monetaria que puede estar fraguándose en el mercado bursátil. Pero a los inversores les gustan estas medidas y, por ahora, no son capaces de rechazarlas.

Wall Street se aferró hoy a sus ganancias y tanto el Dow Jones de Industriales como el selectivo S&P 500 cerraron con nuevos récords históricos animados por la buena acogida de resultados como los de United Health o Morgan Stanley.

Según datos provisionales al cierre de la sesión, el Dow Jones subió el 0,5 % (78,02 puntos) hasta las 15.548,54 unidades, el selectivo S&P 500 ganó el 0,5 % (8,46 puntos) hasta las 1.689,37 y el índice compuesto del mercado Nasdaq ganó el 0,04 %

El Ibex-35 se convirtió en el mejor selectivo entre todos los europeos, tal y como venía sucediendo durante toda la jornada. Y es que, el resultado de la subasta del Tesoro animaba a los inversores a posicionarse en renta variable española. Gracias a la reducción de los tipos de interés de la deuda, los parqués repuntaban y la prima de riesgo se situaba en los 314 puntos básicos, aunque en algún momento de la jornada llegaba a subir hasta los 320. El interés que exigen los inversores por el bono español a 10 años liquidaba la sesión en el 4,66%, frente al rendimiento del 1,51% imperturbable durante toda la jornada del «bund» alemán.

Resto de mercado europeos

En el resto de mercados europeos, el CAC francés lideraba las ganancias con una subida del 1,44%, seguido por el Eurostoxx-50 (1,35%), el DAX alemán (1,00%) y el FTSE londinense (0,95%). El precio del barril de Brent cedió mínimamente hasta los 108,48 dólares, mientras que la cotización del euro también caía, aunque mínimamente, hasta los 1,308 dólares. A excepción de tres títulos -dos de ellos relacionados con el sector eléctrico-, todas las cotizadas del Ibex-35 finalizaron la jornada en positivo. Destacaron los avances experimentados por algunos bancos, después de que vieran revisadas sus calificaciones crediticias con mejores perspectivas a última hora del miércoles. Bankinter se apuntó un 8,50%, mientras que Popular ganó un 5,58%. Además, la decisión del BCE provocó el impulso de otros valores financieros como Caixabank (3,25%) o Sabadell (3,17%).

También subieron con fuerza todos los «blue chips» del mercado español, liderados por BBVA (2,86%), Repsol (2,25%), Iberdrola (2,02%), Santander (1,84%) y Telefónica (1,40%). Entre las eléctricas, a la liquidación en negativo de Acciona (-1,58%) y R.E.C. (-0,18%) se contrapuso el movimiento alcista de Gas Natural (3,21)%, Enagas (2,74%) o Endesa (2,31%). En el Mercado Continuo, las principales ganancias llegaron de la mano de Realia (5,26%), Elecnor (4,30%) y Europa&C. (4,26%), frente a las minusvalías de Tecnocom (-3,95%), Vértice 360 (-3,92%) o Dinamia (-3,48%).