Quantcast

Pyongyang defiende la legitimidad de las armas retenidas en Panamá

El Gobierno de Panamá anunció que ha autorizado dos visas a diplomáticos de Corea del Norte para que viajen al país centroamericano a «dar explicaciones o inspeccionar» el barco mercante norcoreano retenido con armas procedentes de Cuba. «Acabamos de autorizar dos visas para representantes de la República de Corea, a través de nuestra embajada en La Habana (…) hemos dado el beneplácito para que ellos vengan a fin de dar explicaciones o inspeccionar su barco», dijo el canciller de Panamá , Fernando Núñez, a través de un comunicado oficial.

Por su parte, el hermético régimen de Pyonyang defendió la mercancía del carguero al asegurar que realizaba el transporte bajo un «contrato legítimo». En un comunicado emitido por la agencia norcoreana, KCNA, un portavoz del Ministerio de Exteriores aseguró que se trata de un «caso inusual», ya que las autoridades panameñas sospechaban que el carguero podría portar drogas. «Las autoridades panameñas asaltaron precipitadamente y detuvieron al capitán y la tripulación del barco bajo el pretexto de que se trataba de una investigación para buscar drogas», detalló el despacho.

Fuentes oficiales panameñas aseguraron que Corea del Norte pidió estar presente durante las inspecciones que se espera haga a final de este mes personal de la ONU a las armas que transporta el barco norcoreano, que Cuba admitió el martes le pertenecen y están «obsoletas». Las autoridades panameñas mantienen retenido y sometiendo a un registro al buque 'Chong Chon Gang', en el que el lunes fueron halladas ocultas en contenedores y bajo toneladas de azúcar las armas, que ayer La Habana dijo que enviaba a Corea del Norte para ser reparadas y devueltas a la isla caribeña.

Ayuda de la ONU

Núñez sostuvo que su Gobierno ha pedido a las Naciones Unidas que se encargue de «evaluar el tipo de material bélico» que se encuentra en la embarcación norcoreana. «Estamos esperando que las Naciones Unidas, a través de su Consejo de Seguridad, nos manden los expertos en los próximos días para que empiecen a evaluar directamente» los equipos militares, afirmó el canciller panameño. La Organización dirigida por Ban Ki-Moon, quien aplaudió la decisión de las autoridades del país centroamericano, enviará un equipo en agosto.

Panamá también ha pedido la cooperación técnica de Estados Unidos, que ya respondió que la dará, y del Reino Unido, un personal que puede «trabajar de forma coordinada» con la ONU, porque «uno no excluye a los otros», añadió Núñez, según el comunicado de la Cancillería. El canciller fue enfático en señalar que al retener el barco norcoreano y someterlo a revisión, Panamá ha dado cumplimiento a las resoluciones de la ONU que prohíben a Corea del Norte exportar o importar cualquier tipo de armamento.

Núñez además descartó que la situación con el barco norcoreano represente un «problema entre Panamá y Cuba», cuyas autoridades han estado en contacto, según dijo sin más detalles. «Aquí no ha habido un problema entre Panamá y Cuba. El problema es que, al mandar esa carga no declarada en una nave coreana a través de las aguas de Panamá , obviamente se ha tenido que interceptar en cumplimiento de esas resoluciones de las Naciones Unidas «, dijo Núñez.

Riesgo de la operación cubana

«Creo que el problema de los cubanos es que quizá no vieron al principio el riesgo que estaban traspasando a otra nación. Estuvimos en diálogo con autoridades cubanas. Ellos simplemente quizá no vieron en su momento dado el peligro que estaban ocasionando a naciones amigas», añadió el canciller panameño. Tras el hallazgo de una parte de las armas ocultas, el Gobierno cubano reconoció el martes que el buque norcoreano transportaba 240 toneladas métricas de armamento defensivo «obsoleto», fabricado por los rusos a mediados del siglo pasado.

La Habana precisó que se trata de «dos complejos coheteriles antiaéreos Volga y Pechora, nueve cohetes en partes y piezas, dos aviones Mig-21 Bis y 15 motores de este tipo de avión», para ser reparados y devuelto a la isla. Este miércoles las autoridades panameñas continuaban sacando los miles de sacos de azúcar del mercante, una tarea ardua que podría extenderse durante ocho y diez días, ya que deben cargar a hombros los más de 200.000 quintales del producto, según los datos oficiales. Panamá no tiene relaciones diplomáticas con Corea del Norte, sino con Corea del Sur.