Quantcast

Las fechas clave de la crisis de Pescanova

La renuncia del presidente de Pescanova, Manuel Fernández de Sousa, aceptada unánimemente hoy por el consejo de administración, es el penúltimo capítulo de la historia de una crisis que trascendió a la opinión pública el pasado 1 de marzo, cuando la compañía solicitó el preconcurso de acreedores.

Luego vinieron la declaración del concurso, el nombramiento de Deloitte como administrador, el reconocimiento de consejeros, incluido el presidente, de que ocultaron la venta de parte de sus acciones, y el informe forensic de KPMG que confirma que hubo operaciones contables para presentar una deuda financiera ficticia.

Dicha auditoría refleja además una deuda financiera neta del Grupo Pescanova de 3.281 millones de euros a 31 de diciembre de 2012, y un patrimonio neto negativo por un importe de 927 millones.

A todo ello se suman las cuatro querellas admitidas por la Audiencia Nacional en las que están imputados el propio Fernández de Sousa, su hijo y un hermano, y varios consejeros y sociedades con representación en el capital de la multinacional pesquera.

La cronología de los hechos, a través de las comunicaciones realizadas a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), es la siguiente:

28 de febrero de 2013: Pescanova informa de que no formula sus cuentas anuales de 2012 y sugiere la suspensión de su cotización en Bolsa.

1 de marzo: La compañía solicita el preconcurso de acreedores y la CNMV suspende cautelarmente su cotización en Bolsa.

4 de marzo: El regulador levanta la suspensión.

12 de marzo: La multinacional admite «discrepancias» entre su contabilidad y las cifras de su deuda bancaria. La CNMV vuelve a suspender su cotización.

14 de marzo: Pescanova informa de la ratificación, por parte del consejo de administración, de la línea de reestructuración de su política financiera, y da cuenta de la «normalidad» de la actividad del grupo.

15 de marzo: Dos de los consejeros críticos, representantes de Grupo Damm y Luxempart, desmienten que votaran ni ratificaran dicha línea de reestructuración.

18 de marzo: Iberfomento apostilla que hubo de abandonar el consejo del día 14 antes de su conclusión y por tanto no pudo haber la unanimidad aludida por la compañía.

5 de abril: El consejo de administración acuerda solicitar el concurso voluntario de acreedores, la revocación de BDO como auditor de sus cuentas, y la contratación de un auditor forensic para que verifique las cuentas anuales consolidadas de 2012.

9 de abril: La compañía justifica la revocación de BDO en que perdió «la independencia exigible» al auditor y en que se encontraba en «un conflicto de intereses» al intentar justificar su labor en el control de las cuentas.

15 de abril: Pescanova registra la petición de concurso voluntario de acreedores ante el Juzgado de lo Mercantil 1 de Pontevedra. KPMG es elegida para la realización del informe forensic.

Manuel Fernández de Sousa informa de que vendió entre diciembre de 2012 y febrero de 2013, un «paquete significativo» de sus acciones, hasta rebajar al 7,45% su participación en el capital de la compañía.

16 de abril: La CNMV informa de que el contrato de préstamo por el que el presidente vendió acciones a la compañía para «aportarle liquidez» fue por un importe de 9.300.000 euros, con un tipo de interés del 5% anual.

19 de abril: Pescanova informa de la venta de dos embarcaciones para la pesca de camarones de su filial ecuatoriana Promarisco.

25 de abril: El Juzgado de lo Mercantil de Pontevedra declara el concurso de acreedores de la matriz y suspende las facultades de administración y disposición del consejo sobre el patrimonio de la sociedad.

30 de abril: Dimite el consejero Antonio Basagoiti.

1 de mayo: Pescanova recurre en los juzgados la suspensión de facultades del consejo y advierte de las «gravísimas consecuencias» de esta decisión.

3 de mayo: Deloitte acepta el encargo de la CNMV de hacerse cargo de la administración concursal.

8 de mayo: Pescanova comunica la declaración de quiebra de su filial Pescachile.

9 de mayo: Dimite el consejero Jesús Carlos García, representante de CIGSA, una de las empresas controladas por De Sousa, por «pérdida de confianza».

21 de mayo: Pescanova pide aplazar durante 60 días la suspensión de BDO como auditor.

23 de mayo: Deloitte sustituye a Fernández de Sousa como su representante persona física en aquellas filiales españolas en las que Pescanova ostenta el cargo de administradora única y revoca el poder general otorgado a éste en 1993.

31 de mayo: La filial Pescanova Brasil Ltda. presenta solicitud de inicio de procedimiento de recuperación judicial.

7 de junio: La filial argentina Argenova pide el concurso preventivo.

10 de junio: El consejo rechaza la petición de algunos de sus miembros de dimisión del presidente, así como la convocatoria de una junta general extraordinaria.

28 de junio: Los administradores concursales suscriben una línea de crédito sindicada de hasta 56 millones de euros, en la que participan siete entidades bancarias y la Xunta, para atender a las necesidades más urgentes de circulante.

3 de julio: El Juzgado de lo Mercantil de Pontevedra declara el concurso de la filial de acuicultura Acuinova.

9 de julio: El mismo juzgado declara el concurso de Pescafina.

10 de julio: Deloitte avanza las conclusiones del informe forensic de KPMG que señalan que la directiva diseñó y ejecutó prácticas contables cuyo objetivo era presentar una deuda financiera del grupo inferior a la real y, consecuentemente, una cifra de resultados superior a los realmente generados.

15 de julio: Propuesta de José María Pérez-Carasa como nuevo consejero en representación de CIGSA y en sustitución de Jesús Carlos García.

17 de julio: El presidente Manuel Fernández de Sousa presenta su dimisión, que es aceptada por unanimidad por el consejo, que acuerda, además, convocar una junta general de accionistas para el 12 de septiembre.