Quantcast
sábado, 22 enero 2022 23:04

Froome, entre ganar o avasallar

¿Una contrarreloj para mayor gloria de Chris Froome? Si Tony Martin no lo remedia podría incluso ganar la etapa, que es ideal para él. Entre Embrun y Chorges, con 32 kilómetros y dos puertos de segunda categoría, lo normal es que el líder amplíe su ventaja en la general. Debe de ganar aunque no quiera hacerlo, por la propia inercia de su estado físico. La mayoría de los corredores del Sky que estuvieron en el Dauphiné Liberé vieron esa crono al terminar la prueba y aunque no termina en alto puede ser considerada una cronoescalada. Los dos puertos tienen en total 13,3 kilómetros de subida, que son muchos, y todavía resultarán peores con 2.600 kilómetros en los piernas y una media de carrera de 41,964 kilómetros por hora. ¿Y después de Froome? La lucha por las dos plazas del podio, para las que hay unos cuantos candidatos, casi todos inéditos, menos Alberto Contador. Froome se debatirá entre ganar o avasallar, un línea muy débil que no le conviene sobrepasar para tratar de amortiguar los comentarios sobre su rendimiento.

Bauke Mollema. En noviembre cumplirá 27 años, una buena edad para un ciclista profesional. Mollema está ante la oportunidad de su vida y también podría entrar en la historia. Sería el primer holandés en colocarse en el podido del Tour desde 1990, cuando Erik Breukink fue tercero. Desde entonces, y ya ha pasado tiempo, no ha habido ninguno. Esta temporada ha sido segundo en la Vuelta a Suiza, segundo en la Vuelta a Murcia, tercero en la Vuelta a Andalucía, cuarto en el Criterium Internacional, cuarto en la Vuelta a Noruega. También acabó cuarto en la Vuelta a España de 2011.

En España ganó el Circuito Montañes en 2007. El mismo año se impuso en el Tour del Porvenir. Es un ciclista completo, estuvo trabajando en Sierra Nevada, en altitud, algo que no ha había hecho nunca. Forma parte de lo que algunos llaman el nuevo ciclismo. Se agarra, como ayer en Gap, al grupo de los mejores con maestría.

Alberto Contador. Está en su terreno. Tiene más montaña que nunca, una contrarreloj que le va muy bien. Está a 4:25 de Froome y a 11 segundos de Mollema. ¿Qué Contador vamos a ver? Solo lo sabe él, y quienes están más cerca suyo. No tiene el ritmo de otros años. Se mantiene delante porque es muy bueno. Ni siquiera en la Vuelta a España del año pasado adquirió su máximo nivel. La última vez que estuvo que se salía fue en el Girode 2001. Tiene etapas golosas, como Alpe D´Huez. Intentará atacar de lejos, el viernes, camino del Glandon y La Madeleine, pero Contador parece resignado a su suerte, que nadie sabe cual es. Siempre quedará la posibilidad de que un día veamos que vuelve a ser el de siempre. Otra cosa será poder con Froome en el Tour, no en este, sino en los que están por venir.

Nairo Quintana. Quinto en la general, a 5:47 de Froome y a 1:33 de Mollema. Si hay un corredor que genera ilusiones en este Tour ese es el colombiano del Movistar. Con 20 años fue campeón de Colombia contrarreloj. Cuando ganó el Tour del Porvenir se impuso en la cronoescalada del puerto de Risoul. Este año terminó segundo, a 17 segundos de Tony Martín en la contrarreloj de Beasain, de la Vuelta al País Vasco, que tiene una cierta similitud con la que este miércoles se pasará en el Tour. La diferencia es que la de Beasain tenía 24 kilómetros. Aventajó a Porte en 33 segundos, a Contador le sacó 50 segundos, a Kreuziger, 1:40. Son simples datos. El mayor problema que puede tener Nairo será conocer como le puede afectar la tercera semana de la carrera.

Kreuziger y Ten Dam, a aguantar. El checo tiene 27 años. Ha hecho cosas importantes, fue noveno en 2009, octavo en 2010, sexto en el Giro de 2011. Ha ganado la Vuelta a Suiza, la Vuelta a Romandía, la Amstel Gold Race. Saxo-Tinkoff le fichó para que trabajase en favor de Contador en el Tour y eso es lo que está haciendo. Depende de como vaya la carrera, lo normal es que le sacrifiquen en favor de Contador. Se encuentra a 14 segundos de Mollema y a 4:28 de Froome. Laurens Te Dan cumplirá en noviembre 33 años. Su caso es parecido al de Kreuziger. Una vez analizados los tiempos de la contrarreloj y después del minuto que perdió ayer, lo normal es que Belkin se decida por Mollema. Ha hecho la mayor parte de su carrera en el Rabobank. Es un corredor peleón, que fue octavo en la Vuelta a España del año pasado.

Froome, irrupción rápida. Hay muchos detalles que llaman la atención en la vida del maillot amarillo. El primero es que puede ganar el Tour en su tercera participación. En 2008 corrió su primer Tour. Llegó a París en el puesto 84. El año pasado estuvo en el segundo. Terminó detrás de Wiggins. El de este año es el tercero. Froome está en condiciones de poder ganar en más ocasiones el Tour. Tim Kerrison, su preparador, un gurú de la preparación física, dice que física y fisiológicamente es un fenómeno. En la comparación con Wiggins, Froome gana en cuanto a frescura. El vencedor del año pasado tuvo que trabajar mucho en la pista para conseguir sus medallas olímpicas, durante muchos años. Froome está virgen en ese terreno. Lleva como mucho dos años con un régimen de entrenamientos duro y al parecer asume estupendamente el trabajo.

Sky no vio en Froome un líder. Lo de descubrir talentos es uno de esos asuntos que tiene tantas variantes que resulta imposible averiguar lo que puede suceder con un deportista que tiene condiciones con el devenir de los años. Es lo que pasó con Froome cuando lo fichó el Sky. Dave Brailsford no vio en él un posible ganador del Tour. Ni lo vio entonces, ni tampoco lo debió de ver en la Vuelta a España de 2011. El entrenador que tuvo Froome en África del Sur, Robbie Nilsen, cuando tenía 15 años recuerda lo siguiente: «Antes de fichar por el Sky tuvo bilharziose (un parásito que destruye los glóbulos rojos). Corrió un año con esta enfermedad hasta que un médico en África del Sur se la diagnóstico y dio con el tratamiento para curársela. Le dije que pensase lo que podría hacer estando sano».

Froome, molesto con Contador. No le gustaron mucho a Froome los ataques de Contador: «Contador me ha atacado mucho y ha corrido muchos riesgos. Contador se cayó, yo no me caí, pero me salí de la carretera. Porte me esperó. Desde mi punto de vista es peligroso rodar así. Si Contador no puede atacar en las subidas, lo hará en las bajadas. Porte ha hecho un gran trabajo en la bajada. La crono se hará muy dura».

Otros nombres. Son etapas en las que se jugará la general y también jornadas con mucha historia como la de Alpe D´Huez, con dos subidas. Lo normal es que Froome y el Sky dejen que se forme alguna escapada. Purito Rodríguez, Fuglsang, Peraud, Kwiatkowski o Daniel Martín también pueden tener cosas que decir. Purito encontró ayer un final a su medida y estuvo inquieto. No hará falta ni que se produzcan ataques porque la propia dureza del terreno hará la selección. De Cadel Evans y de Tejay Van Garderen nadie espera nada, lo mismo que de Andy Schleck.