Quantcast

Once hospitales británicos denunciados por «atención deficiente»

Al menos once de los 14 hospitales del Sistema Nacional de Salud (NSH) investigados en Reino Unido por sus altos índices de mortandad serán puestos bajo «medidas especiales» al haberse encontrado pruebas de atención deficiente, según ha informado este martes el ministro de Salud, Jeremy Hunt. Los inspectores enviados a los hospitales con índices demasiado elevados de mortandad aseguran haber encontrado pruebas de malas prácticas como poco personal, controles de infección inadecuados, pacientes desmonitorizados dejados en camillas durante largos periodos de tiempo y mal mantenimiento de los quirófanos, según ha recogido el diario británico 'The Guardian'. El ministro de Salud ha citado estos problemas que han sido descubiertos por un equipo de inspección liderado por el director del NHS, el profesor Sir Bruce Keogh, que ha visitado un total de 14 hospitales y ha confirmado que once de ellos deben ser puestos en «medidas especiales», que impulsarán mejoras urgentes en el cuidado de los pacientes.

La falta de personal ha sido uno de los principales problemas descubiertos por los inspectores, que han realizado investigaciones en profundidad sobre la calidad de los cuidados que se realizan en la actualidad en los hospitales, en lugar de históricamente. «En algunos sitios, los equipos eran tremendamente inconscientes de los problemas descubiertos por los equipos de investigación en sus propios hospitales», ha afirmado Hunt. Como ejemplo de lo que ha denominado «mala práctica», Hunt ha citado al Hospital General Tameside de Manchester, donde «pacientes relataban haber sido dejados en camillas desmonitorizadas en periodos de tiempo demasiado largos, y el grupo (de investigación) ha encontrado una cultura generalizada de 'aceptación de cuidado por debajo de lo óptimo'».

Errores inexcusables

En el hospital universitario de Cumbria, «el equipo ha encontrado pruebas de mal mantenimiento de dos quirófanos, que han sido cerrados inmediatamente», ha asegurado Hunt. Además, en el hospital de United Lincolnshire NHS se registraron nueve 'never events' (errores médicos inexcusables) en un periodo de tres años. Estos once hospitales recibirán la visita de equipos de investigación externos para asegurar que las medidas impuestas se están realizando, se investigará el rendimiento de sus jefes y cada uno de estos hospitales será asociado a un hospital de alto rendimiento, para que les ayuden a mejorar los estándares de cuidado y calidad.

El pasado mes de marzo un asesor gubernamental, el profesor sir Brian Jarman, denunció que al menos 20.000 muertes registradas en más de una decena de hospitales de Reino Unido se podrían haber evitado si el Gobierno británico hubiera reaccionado a los altos índices de mortalidad hospitalaria en la última década. «Aquellos hospitales que han tenido altos ratios de mortalidad de forma persistente durante todos estos años y que ahora han sido incluidos en una lista de la investigación deberían haber sido investigados antes porque es bastante probable que hubiera habido así menos muertes en dichos hospitales», lamentó el asesor.