Quantcast

Angelita, la feligresa de Sangonera que redujo a un hombre que entró armado en misa

No se sabe todavíás si la pistola era real o de fogueo pero lo que si ha quedado demostrado es la valentía de Angelita, una feligresa de la parroquia Nuestra Señora de los Ángeles de Sangonera La Verde, que convenció ayer a un vecino de la pedanía de que se entregara a los agentes tras entrar éste armado durante la celebración de una misa.

La vecina, ayudada por otras mujeres, consiguió reducir al hombre que había entrado a la parroquia ebrio, en bicicleta y con una pistola de fogueo a la iglesia provocando un pequeño susto a los feligreses mientras el párroco oficiaba la misa del lunes.

Tal y como ha explicado Antonio Gregorio del departamento de comunicación de Sangonera la Verde, cuando esta vecina logró quitarle el arma, el parroco siguió oficiando misa mientras el detenido reclamaba su pistola. La próxima presencia de un control permitió que hasta ocho vehículos de la Policía y Guardia Civil llegaran a los pocos minutos a la iglesia y detuvieran al hombre.

Algunas personas que asistían a misa sufrieron ataques de ansiedad y un grupo de señoras que vieron que el individuo llevaba una pistola, se la quitaron. Esta circunstancia llevó al hombre a subir al altar a reclamar su pistola en estado ebrio.

Gracias a la vecina el incidente no paso de un susto. A la llegada de la ambulancia, los facultativos facilitaron asistencia médica al hombre quien padece un trastorno psiquiátrico.