Quantcast

Bárcenas pone al PP contra las cuerdas

La legalidad de las cuentas del PP están en entredicho tras la declaración de ayer de Luis Bárcenas, que, tal y como había amenazado, tiró de la manta y cargó directamente contra el presidente del Gobierno y la secretaria general del partido, a la que hace tiempo le declaró la guerra. Hoy desde Génova insisten en que «todo son calumnias» y su vicesecretario general de Organización, Carlos Floriano, ha dicho que su formación es «el partido más transparente del panorama político», tiene una «única» contabilidad, «auditada y en manos de la opinión pública». El dirigente del Partido Popular ha subrayado que fueron otros -en alusión al extesorero- quienes montaron un sistema para enriquecerse, «pero para enriquecerse ellos» y ha afirmado que muchas de las noticias «sensacionalistas» que se han publicado en prensa sobre los 'papeles' acaban siendo desmentidas «a las pocas horas» por los hechos o por las personas implicadas.

Pero lo que ayer dijo Bárcenas -que compareció durante cinco horas ante el juez Pablo Ruz- ahí queda y desde luego al Gobierno le están pasando factura todas sus acusaciones. Aseguró que solo entre 2009 y 2010, cuando ya estaba imputado en el 'caso Gürtel', le llegó a entregar personalmente a Mariano Rajoy y Dolores de Cospedal un total de 95.000 euros procedentes de la 'caja B' del partido. Afirmó que tanto el presidente como la secretaria general cobraron de su propia mano 25.000 euros cada uno en marzo de 2010, solo un mes antes de que él abandonara la tesorería del partido. Según el exgerente, en aquella última remesa de sobresueldos (procedentes de una devolución del PP gallego) entregó a ambos un sobre de color marrón con billetes de 500 euros. A Rajoy se lo dio en la sede nacional del PP y a Cospedal en su despacho del Senado. Pese a esto, Bárcenas admitió que no tiene un solo recibo de los pagos, ni de ellos ni del resto de dirigentes del PP, ya que no se consideraba «caballeroso» exigir la firma de un documento a cambio del dinero.

En su afán por implicar al jefe del Ejecutivo y a la número dos del partido, Bárcenas relató que ninguno de ambos tuvo ningún problema para aceptar los restos que quedaban en la caja B al cierre del ejercicio de 2009: 25.000 euros para Rajoy y 20.000 para Cospedal.

El extesorero reveló también contactos con un abogado próximo a la actual presidenta castellanomanchega que -según su versión- le ofreció 500.000 euros y salvar el 25% de su fortuna si no tiraba de la manta. Relató que, tras dejar definitivamente el PP, le dio a Rajoy la última hoja de los asientos contables en B y los 4.900 euros que quedaban en la caja; afirmó haberlo hecho con luz y taquígrafos.

Los donantes

Bárcenas también se refirió al supuesto donante que antes de las elecciones de 2011 quiso entregar al Partido Popular 300.000 euros y que lo supiera el presidente Rajoy. El extesorero aseguró que el donante fue Juan Miguel Villar Mir, presidente del grupo Villar Mir, formado entre otras empresas por Fertiberia y la constructora OHL, y que él le remitió a su sucesor en el cargo, José Manuel Romay Beccaría. También reveló el nombre de otro donante: el productor y showman de televisión José Luis Moreno.

Asimismo, desveló que el PP le pagó en negro a Federico Trillo en el año 2000 para compensarle al abandonar la presidencia del Congreso y pasar al Ministerio de Defensa. A su vez, indicó que el sistema de pagos de sobresueldos en sobres lo conocían los presidentes que ha tenido el partido, los secretarios generales y los vicesecretarios generales.

El exgerente, según dichas fuentes, reconoció por primera vez que él es el autor de los 'papeles' y prácticamente ratificó las acusaciones que hizo en la entrevista de 'El Mundo': que el PP se ha financiado irregularmente a lo largo de dos décadas, que era habitual la entrega de sobres a dirigentes populares y que entraba dinero procedente de donaciones de empresarios que se repartían entre ellos.

Las pruebas

El extesorero, según las mismas fuentes, hizo entrega de abundantísima documentación para intentar probar la contabilidad B del PP en los últimos veinte años. En esta documentación está buena parte de los originales de los 'papeles', incluidos los tres años que faltaban, un 'pendrive' con documentación importante, así como supuestos 'recibís' de personas del partido que habían recibido dinero negro y facturas de gastos pagadas con la contabilidad B. Bárcenas aseguró tener copias de todos estos documentos y muchos más en cajas suizas y otros puntos de seguridad del extranjero.

Asimismo, el exgerente arremetió contra su antecesor en el cargo, Álvaro Lapuerta, argumentando que él heredó todo el sistema de Lapuerta y simplemente se limitaba a hacer lo que éste le decía. También sacó a relucir las cuestiones de los trajes de Rajoy, y el extesorero dijo que se le pagaron trajes como gastos de representación.

Bárcenas compareció ante el juez durante cinco horas. El extesorero del PP llegó a la Audiencia Nacional a las 9.25 horas por primera vez en calidad de preso, a bordo de un furgón de la Guardia Civil, procedente de la cárcel de Soto del Real. El exgerente de los populares, con traje gris, pidió al magistrado que le permitiera declarar con corbata, algo que está prohibido por motivos de seguridad.