Quantcast

Obama pide calma tras el veredicto sobre la muerte de Trayvon Martin

El presidente estadounidense, Barack Obama , ha hecho un llamamiento a la calma tras el veredicto del jurado que absuelve de cualquier delito a George Zimmerman, blanco, pese a que disparó y mató a un adolescente negro, Trayvon Martin, que iba desarmado. «Somos una nación de leyes y un jurado ha hablado. Ahora pido a todos los americanos que respeten el llamamiento a la una reflexión calmada de los dos progenitores que han perdido a su joven hijo», ha afirmado Obama .

Obama ha afirmado que es consciente de que el caso ha generado una agria polémica en el país. «A la vista del veredicto, sé que estas pasiones podrían incrementarse aún más», ha advertido. Por ello ha emplazado a sus compatriotas a ampliar «el círculo de la comprensión y la compasión» en sus comunidades y a emplear las emociones que ha generado el caso en reducir la violencia con armas de fuego.

«Deberíamos preguntarnos a nosotros mismos si estamos haciendo todo lo posible para acabar con la ola de violencia con armas de fuego que tantas vidas se está cobrando a diario en todo el país», ha argumentado. «Deberíamos preguntarnos, como individuos y como sociedad, cómo podemos evitar tragedias como esta en el futuro. Así es como honraremos a Trayvon Martin», ha añadido. Un jurado de seis mujeres ha declarado no culpable a Zimmerman, de origen hispano, de los cargos de asesinato en segundo grado y homicidio que se le imputaban por matar en febrero de 2012 a Martin, de 17 años. Zimmerman ha asegurado que actuó en defensa propia, pero organizaciones de defensa de los derechos civiles han denunciado que se trata de un crimen racista.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos continuará investigando la muerte del joven para determinar si los fiscales federales deben presentar cargos penales de derechos civiles contra George Zimmerman. Según informó el departamento en un comunicado, la sección criminal de la división de derechos civiles, el Buró Federal de Investigaciones (FBI) y la oficina del Fiscal de Estados Unidos por el Distrito de Florida, evaluarán las pruebas obtenidas por la investigación federal, además de las evidencias y testimonios obtenidos durante el juicio estatal.