Quantcast

Un alto cargo italiano compara a la ministra negra con un orangután

ROMA (Reuters) – El vicepresidente del Senado italiano, Roberto Calderoli, un alto cargo de la Liga Norte contraria a la inmigración, ha comparado a la primera ministra que tiene Italia que es negra con un orangután.

Cecile Kyenge, una ciudadana italiana nacida en República Democrática de Congo, ha sido víctima de repetidos insultos raciales desde que en abril fue designada ministra de Integración. La mayor parte de los improperios han venido de grupos de ultraderecha – «mono congolés», «zulú» y «la negra antiitaliana».

Calderoli dijo el sábado en un mitin en la localidad de Treviglio, en el norte del país «Me encantan los animales, osos y lobos, como todo el mundo sabe, pero cuando veo fotografías de Kyenge no puedo sino pensar, incluso aunque no esté diciendo que lo sea, en los rasgos de un orangután».

Dijo que el éxito de Kyenge anima a «inmigrantes ilegales» a querer ir a Italia, y que debería ser ministra «en su propio país», según publicaron medios italianos.

El mes pasado, un eurodiputado de la Liga Norte fue expulsado del grupo euroescéptico Europa de la Libertad y la Democracia por hacer declaraciones racistas sobre ella.

Mario Borghezio atacó a Kyenge por querer imponer «tradiciones tribales» en Italia como miembro de un gobierno «bonga bonga», un juego de palabras aparente con las llamadas fiestas «bunga bunga» del exprimer ministro Silvio Berlusconi.

Calderoli, político de la oposición que ha sido ministro en dos ocasiones con Berlusconi, ha hecho declaraciones ofensivas en el pasado.

En 2006, se vio obligado a dimitir como ministro de Reformas después de salir con una camiseta que se burlaba del profeta Mahoma en un programa de noticias de la televisión estatal. Ese mismo año, después de que Italia ganara el Mundial en una final contra Francia, hizo comentarios racistas sobre los jugadores franceses, diciendo que perdieron porque eran «negros, musulmanes y comunistas».

El domingo, varios políticos, entre ellos alguno de su propio partido, recriminaron a Calderoli, y algunos de ellos pidieron su dimisión del Senado. En un comunicado oficial y en Twitter, el primer ministro, Enrico Letta, dijo que las declaraciones son inaceptables.

«Van más allá de todos los límites. Toda mi solidaridad y apoyo a Cecile. Adelante contigo y con tu trabajo», afirmó Letta.

Kyenge está haciendo campaña para que los inmigrantes puedan conseguir la ciudadanía italiana más fácilmente, y apoya una ley que concedería la nacionalidad automáticamente a cualquiera nacido en territorio italiano.

Calderoli dijo que no tiene intención de dimitir y ofreció únicamente una disculpa matizada, diciendo que estuvo «inmediatamente claro para todos los presentes» que su comentario era una broma y que era en el contexto de un mitin político, según la agencia de noticias Ansa.

«No quería ofenderla, y si la ministra Kyenge se ha ofendido, lo siento, pero mi comentario fue realizado en un discurso político mucho más amplio que criticaba a la ministra y sus políticas».

Kyenge no ha hecho una declaración oficial, pero declaró a la agencia de noticias AGI que Calderoli debería reflexionar sobre cómo quiere representar a Italia como alto cargo del Senado.

«No quiero dirigirme a Calderoli persona sino como representante de una institución: Reflexione sobre lo que quiere representar con su lenguaje», afirmó.