Quantcast

Una australiana, corneada por un miura en el último encierro de San Fermín

Los encierros de San Fermín se cierran con una carrera rápida que dejan una herida por asta de toro. Se trata de la primera mujer que resulta cogida en los últimos doce años.

Como suele ser habitual en los toros de Miura, la cornada ha sido más accidental que otra cosa. El morlaco se ha encontrado con un mozo y al cabecear para apartárselo de la testuz ha empitonado a una joven australiana de 23 años que se encontraba ya en el vallado. La herida se le ha producido en el tórax, por lo que su pronóstico es grave. Ha sido trasladada de urgencia al hospital de Navarra donde ha entrado directamente al quirófano.

También se han producido otros cuatro heridos por caídas que han tenido que ser trasladados a los hospitales. Se trata de uno joven de Madrid, de 23 años, que tiene un traumatismo en la rodilla. Un californiano de 39 años ha recibido un golpe en la cara en Estafeta. Igual lesión ha motivado el traslado de un mozo de Barañain desde el tramo de Mercaderes. El más grave de estos heridos es un joven de Pamplona, de 21 años, que tiene un traumatismo maxilofacial y cuyo pronóstico es reservado.

El recuerdo del tapón

Los toros de Eduardo Miura han protagonizado una carrera rápida y limpia. Los morlacos han realizado todo el recorrido hermanados salvo uno que se ha quedado unos metros más rezagado, pero bien arropado por los cabestros. Los otros cinco se han adelantado pero sin provocar ningún momento de peligro.

Aunque la carrera ha sido rápida, ha durado 2 minutos y 16 segundos, tampoco ha habido momentos de especial aceleración por lo que, sobre todo en Estafeta se han visto preciosas carreras por parte de los mozos que apuraban la última ocasión que tenían para disfrutar la sensación de tener los cuernos de los toros a escasos centímetros.

En la plaza de toros muy pocos corredores. Lo sucedido en el encierro de ayer pesaba demasiado.

Respecto a los heridos en el encierro de ayer, sólo quedan ingresados cuatro corredores. Los dos graves que sufrieron síndrome de asfixia y los dos heridos por asta de toro. El joven vitoriano, el más grave, evoluciona favorablemente y esta noche se le ha retirado la ventilación asistida.