Quantcast

Un banco de alimentos sin nada de alimento

Todos los lunes y martes de cada mes, en salón de actos de la parroquia ?Encarnación del Señor?, situada en el barrio madrileño de Simancas, la fruta, la verdura, las legumbres o los yogures son quienes ocupan el escenario. Pero desde hace un tiempo, las existencias son prácticamente nulas y apenas cuentan con algo de aceite. ?No tenemos ni legumbres, ni leche, ni pasta… No hay nada de nada. Hay que esperar a que la comunidad de Madrid nos de el próximo martes todo lo que sea posible para poder repartir tan pronto como se pueda toda la comida.? Se trata de una situación crítica porque sino sobra algo de lo que se entregue la próxima semana ?habrá que cerrar hasta septiembre?, cuenta resignado Eugenio Calvo, encargado de la recogida y control de alimentos de la parroquia.

Cada familia que acude, está compuesta por una media de cuatro personas a las que se les hace entrega de cuatro paquetes de leche, una botella de aceite, un paquete de espaguetis, macarrones, arroz, judías y lentejas. Y en caso de que haya niños, también se les da cereales. Todo ello para un mes. Sin embargo, debido a esta mala situación por la que están atravesando, el centro ha estado cerrado durante 15 días, por lo que si ?normalmente vienen unas 90 personas, esta vez se espera que vengan unas 120?, cuenta José Martínez Sánchez, encargado de repartir la comida.

Con carros de la comprar y con bolsas acuden en busca de una ayuda que les hace el día a día un poco más fácil. El año pasado atendieron a 6000 personas, y en el semestre de este año 4025 han sido las familias que se han acercado hasta la parroquia. Un ?incremento bastante abultado? que se ha notado también en la cantidad de españoles, con un perfil de unos 40 años y en paro. ?Antes venían muy pocos, ahora por desgracia no al no tener trabajo, no tienen más remedio que venir para poder alimentarse?, asegura Eugenio Calvo.

Colaboración ciudadana

Con la ayuda de 12 voluntarios que prestan su coche para ir a buscar las existencias al banco de alimentos, situado en Colmenar Viejo, y de cinco personas que se encargan del mantenimiento y control de las existencias, sale adelante esta iniciativa que ayuda a que las familias de Pueblo Nuevo, barrio de Bilbao y Simancas cuenten con alimentos. Todas aquellas personas que quieran contar con esta asistencia han presentar en su parroquia el correspondiente empadronamiento, el certificado del paro (si lo tienen) y la documentación. Es un trámite necesario en el que se realiza un filtro y se comprueba quién necesita esta ayuda. Una vez que han sido aceptados, pueden acudir a la parroquia ?Encarnación del Señor? en busca de los alimentos.

Ha habido ocasiones en las que se han tenido que quedar hasta las tres de la tarde para poder repartir todos aquellos productos perecederos. ?Nosotros no podemos ni debemos entregar nada que esté caducado. Si en alguna ocasión nos ha quedado algo que puede caducar, estamos en contacto con el comedor de ?La Virgen de la Orden de Malta? con el fin de que se pueda aprovechar todo?, explica Eugenio Calvo.

?Encarnación del Señor? junto a otras tres parroquias del arcipreste, ?San Romaldo?, ?Virgen de la Oliva? y ?Santo Domingo Sabio?, forman el banco de alimentos que abastece a todas las familias de la zona. En estos momentos tan difíciles cuentan con la ayuda del barrio. ?Gracias a dios la gente es muy generosa dentro de lo que puede?, comenta el encargado de la recogida y control de alimentos de la parroquia. En el mes de diciembre todas las parroquias realizan durante un día la ?Operación Kilo?. Una iniciativa que sin duda alguna les es indispensable y gracias a la cual durante cuatro o cinco meses pueden contar con abastecimientos.