Quantcast

Francia no descarta un sabotaje en el tren siniestrado

El presidente de la región de París, Jean-Paul Huchon, ha declarado hoy que no se puede descartar el sabotaje en el fallo de la pieza del cambio de agujas que se ha identificado como la causa del descarrilamiento de un tren que se produjo ayer a una treintena de kilómetros al sur de la capital y que ha dejado al menos seis muertos. En una entrevista a la emisora France Info, Huchon ha considerado «raro» que la eclisa, la fijación del cambio de agujas, saltara y que por tanto «nadie puede excluir» que se trate de un sabotaje. «Esta pieza estaba sujeta por cuatro tornillos. Parece raro que los cuatro tornillos saltaran al mismo tiempo, cuando un tren había pasado media hora antes sin señalar ninguna dificultad», explicó.

El tren siniestrado este viernes a una treintena de kilómetros al sur de París descarriló en un punto en el que hay un cambio de agujas y a una velocidad «normal» de 137 kilómetros por hora, según explicó anoche la compañía ferroviaria francesa SNCF. Un responsable de la Sociedad Nacional de Ferrocarriles (SNCF), Alain Krakovitch, dijo en conferencia de prensa que el tren París-Limoges iba a una velocidad inferior al máximo permitido de 150 kilómetros por hora en ese tramo cuando llegó a un cambio de agujas que hay 200 metros antes de la estación de Bretigny sur Orge.

Huchon ha insistido en que se barajan «todas las hipótesis» y en que no tiene noticia de que esa fijación haya causado el descarrilamiento que causó seis muertos y una treintena de heridos en la región Ile de France. También ha subrayado que «las catástrofes ferroviarias en Francia son muy raras porque el servicio público es extremadamente cuidadoso. Ha habido problemas en otros países como el Reino Unido, donde la privatización se hizo con cierto desorden».

Según el balance todavía provisional dado poco después de medianoche por el primer ministro francés, Jean-Marc Ayrault, que se había desplazado al lugar de los hechos, seis personas murieron y otras 30 resultaron heridas, de las cuales ocho estaban «en estado grave». Esta mañaña, la prefectura (delegación del Gobierno) citada por la cadena de televisión France 2 ha precisado que de los seis muertos contabilizados hasta ahora en la tragedia, cuatro son hombres y dos mujeres. Sus edades van de 19 a 82 años.

5.000 cambios de aguja

El ministro de Transportes, Frédéric Cuvillier, confirmó que las vías en las que descarriló ayer por la tarde el convoy París-Limoges habían sido objeto de una verificación «reciente», en concreto el pasado 4 de julio, según la Sociedad Nacional de Ferrocarriles (SNCF), y «no se constató ninguna anomalía».

Cuvillier, entrevistado por France 2, también ha reiterado que ha «pedido que todas las instalaciones similares a la afectada se inspeccionen en el menor plazo posible». Se refería a las 5.000 cambios de agujas de ese tipo que la SNCF tiene contabilizadas en toda la red ferroviaria de Francia.

En cuanto a la polémica que ha empezado a desarrollarse sobre la responsabilidad de la antigüedad de la infraestructura ferroviaria en el siniestro, el ministro recordó que su Gobierno acaba de presentar esta semana su prioridad para adaptar las vías convencionales, frente a la construcción de nuevas líneas de alta velocidad. «El primer ministro (Jean-Marc Ayrault) ha anunciado un plan de modernización de la red convencional» sobre la base de un informe de expertos que mostraba que era necesario «invertir en la red convencional, algo que no se hizo en los últimos años», ha indicado.