Quantcast
jueves, 20 enero 2022 21:43

Movistar no quiere ser conformista

La contrarreloj del Mont-Saint-Michel ha dejado ligeramente tocado el Tour. En el ambiente flota la impresión de que a Chris Froome no hay quien lo mueva de donde está. Un equipo sigue concitando todas las miradas: Movistar. Su máximo responsable, Eusebio Unzué, no comparte esa opinión. «En este nuevo ciclismo, en el que lo corredores no son máquinas, todo es posible. Hasta el momento lo que hemos pasado son tres días de test, dos en los Pirineos y uno en la contrarreloj, que ha ratificado la condición de máximo favorito de Froome. A partir de él quedan cuatro o cinco corredores que no se llevan muchas diferencias entre ellos y que quieren luchar por el podio», explica el técnico navarro.

«El podio es uno de nuestros máximos objetivos. Por él estamos peleando, para quedar lo más arriba posible. Por eso el pasado domingo, cuando se nos presentó una gran oportunidad para poder eliminar a uno de nuestros rivales, Porte, la aprovechamos. Si no lo hubiésemos hecho todavía estaría delante, sería peligroso y podría tener opciones de ganar el Tour», aclara.

Sobre lo que sucedió el domingo, con los ataques de Movistar, Unzue afirma: «Sin entrar en detalles, los que que trabajamos después de hacer la selección fuimos nosotros, para conseguir un objetivo que beneficiaba a todos, que era eliminar a Porte. En la contrarreloj demostró que volvía a estar bien. El Sky, con dos corredores en los dos primeros puestos, hubiera tenido más fáciles las cosas; podría filtrar corredores en las escapadas».

Desde un punto de vista estratégico, piensa Unzue: «Se han quedado sin un corredor decisivo. Ahora solo tienen un hombre para la general. Eliminamos la estrategia que pudiesen tener. Si no, estarían los dos ahora con tres minutos de diferencia en la general sobre los demás».

¿Es posible atacar a Froome? ¿Hay alguna posibilidad de que pueda ceder? Respira hondo Unzué, que lleva ya 31 ediciones del Tour de Francia. Conoce la carrera perfectamente: «En el nuevo ciclismo en el que estamos es obligado pensar que se le puede derrocar, no son máquinas. Son humanos, y un buen ejemplo es Porte. ¿Quien hubiera pensado el domingo por la mañana que podría fallar?».

Respecto al líder, afirma: «Froome ha demostrado autoridad, sobriedad, un gran momento de forma. Basta con mirar cómo lo pasó Wiggins el año pasado, lo que sucedió en la Vuelta. Estamos ante un ciclismo más impredecible. No pierdo la esperanza de poner en apuros a Froome. Nadie, y no es un tópico, esta a salvo de un mal día. Tampoco nosotros».

Valverde, «más seguro»

La llegada del Mont-Ventoux, el domingo, piensa que será el inicio de una semana de vértigo: «El Mont-Ventoux marcará lo que va a ser toda la semana. Puede hacer diferencias importantes. Será el inicio de cuatro días en los que habrá una contrarreloj, la subida a Alpe D´Huez, Semnoz. Son todas ellas etapas complicadas, cuatro días en los que todo es posible. No destacaría nada, sin olvidarnos de la condición de gran favorito que ha demostrado Froome».

Del papel que pueda jugar Movistar en lo que queda de Tour, dice: «Estamos atentos, esperando el momento, sin renunciar a nada. El objetivo es subir al podio y estar lo más arriba posible en él. ¿Dónde? Donde podamos».

De su líder, Alejandro Valverde, afirma: «Está mejor. Su cabeza seguro que lo está. Sus piernas siempre han estado bien y ahora están más seguras. Está convencido de sus posibilidades, sin miedo, sin el respeto con el que siempre ha corrido. Diría que es un tipo más seguro de sí mismo».

Si hay un nombre en el Tour que despierta admiración es el de Nairo Quintana: «Entiendo que despierte expectación. Lo único que le pedimos es que siga aprendiendo. Buscaremos ganar una etapa de montaña. ¡Pueden pasar tantas cosas con todo lo que queda de carrera!».

¿Qué tiene de especial Nairo Quintana? «Muchas cosas. Señalaría dos por encima de todo. Su condición de escalador y el carácter tan fuerte que tiene para un hombre de 1,64. La determinación que se le ve. Y encima tiene un margen de progresión importante».

La fortaleza que está demostrando Movistar como bloque tampoco está pasando desapercibida: «Afortunadamente siempre hemos tenido la fortuna de contar con buenos equipos y este año, al tener un líder que está respondiendo, se está brillando más. Si el líder se comporta como tal es el mejor estímulo que podemos tener. Bastante culpa del comportamiento del equipo la tiene Alejandro, que contagia sus ganas a todos sus compañeros». «El ver que se puede ganar el Tour facilita mucho las cosas. Llevar el sufrimiento es mucho más fácil desde el primero hasta el último corredor del equipo».

De las etapas disputadas, ha observado que «Contador está en la línea del año pasado, Valverde ha mejorado con respecto a otros años y lo normal es que vaya a más en la última semana y que pueda rentabilizar su momento en alguna de esas cuatro etapas de las que hemos hablado». Están Mollema y Nairo. Tampoco hay cosas diferentes a otros años. A día de hoy lo que hacía Contador otros años lo ha hecho Froome, que dio un golpe de autoridad en la contrarreloj increíble».

La debilidad que ha mostrado en algún momento el Sky piensa que es importante: «Tener un buen equipo es importantísimo, pero para ganar el Tour tienes que tener un hombre que pueda hacerlo. El Tour lo gana el más fuerte. Difícilmente sucede al contrario. Igual el año pasado pudo pasar eso, pero como estaban en el mismo equipo».

Hablando del Sky, Unzue ve que «no tienen la fortaleza del año pasado, pero para lo que le ha hecho falta han estado con él». El director que tiene Froome en el Tour, Nicolás Portal, lo fichó Unzué para el Caisse d' Eparge: «Era un buen chaval. Está progresando como director y como corredor era impecable. Estuvimos satisfechos con él».

De lo que sucedió el año pasado con el Sky, dirigido por Portal, camino de Valdezcaray en la Vuelta, afirma: «Ahí está. Pasaremos página». Pero no lo olvida. Eso seguro.