Quantcast
sábado, 22 enero 2022 1:23

Siete años de cambios

Mismo equipo, pero diferente corredor. Sky venció en el Tour el año pasado con Bradley Wiggins, que tiene muchas posibilidades de no volver a ganar más la prueba. Froome ya tenía la victoria en esta carrera el año pasado. Se quedó con las ganas de poder conseguirlo. Lleva poco tiempo en el ciclismo pero sabe que las oportunidad en una carrera como el Tour conviene aprovecharlas.

Aquí siempre termina por pasar algo. Desde que finalizó el dominio de Lance Armstromg, que ya se sabe el final tan penoso que tuvo, los vaivenes del Tour han sido muchos. Desde el que ganó Óscar Pereiro por descalificación de Floyd Landis, al primero en el que se impuso Contador por descalificación de Michael Rasmusen.

Cuando Contador, por edad, parecía que podría imponer una hegemonía longeva, llegaron los problemas. En 2008 no corrió la prueba. La ganaría Carlos Sastre. Volvería el madrileño a imponerse en 2009 y 2010. Este último lo perdería por descalificación. En 2011 llegaría Cadel Evans y el año pasado Wiggins. En siete años dos de los ganadores que hemos citado, Pereiro y Sastre, están retirados. Cadel Evans y Wiggins no lo volverán a ganar.

Froome es el nombre del momento. Contador tendrá que esperar para intentarlo otros años, salvo que en los Alpes cambie todo. Da la impresión que va a costar, en el ciclismo actual, que haya algún ciclista que mantenga su dominio durante muchos años, que hilvane tres o cuatro temporadas al máximo nivel. Además de ser muy bueno hay que tener suerte, no padecer lesiones o enfermedades.

Ese es uno de los grandes alicientes de las carreras de tres semanas en la actualidad, que están mucho más abiertas, incluido el Tour . Por eso los momentos llegan cuando menos se lo esperan muchos corredores. Mantener un gran estado de forma desde febrero hasta julio requiere muchos sacrificios y ser capaz de no hundirse en el Tour resulta más complicado.

Por eso, ganar un Tour se convierte en todo un logro. Ni siquiera Froome, con tenerlo muy encaminado, se puede decir que lo tiene ya ganado.