Quantcast

Las universidades de los jesuitas ponen deberes a Rajoy

Las Universidades Jesuitas (Unijes) enviarán al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a todos sus ministros y a los grupos parlamentarios la declaración 'Por la regeneración democrática de la vida pública en España' en la que proponen una lista de nueve «tareas urgentes» relativas al poder judicial, la transparencia, la ordenación territorial del Estado, la corrupción y el fraude fiscal, ante el «deterioro político» y la situación de crisis.

«Nuestro punto de partida es la desesperanza y la falta de confianza hacia la política que dominan en nuestros días. Este sentimiento se agrava por la crisis actual y por las situaciones de penuria que tantas personas y familias sufren, en un escenario que parece desbordar la capacidad de nuestros gobernantes y de la clase política. Y se agrava aún más a la vista de las irregularidades y de los escándalos que venimos padeciendo», comienza la declaración.

Así, continúan diciendo que es necesario «rehabilitar la política y su dignidad», como «servicio a la vida común» que «promueva la justicia» y no sea una «mera lucha por el poder». Asimismo, creen imprescindible que esta política recupere su espacio ante la economía.

El rector de la Universidad Pontificia de Comillas, Julio Martínez, junto al presidente y al director general de Unijes, Jaime Oráa y Carlos Losada, respectivamente, han explicado que, con esta declaración no buscan iniciar un «movimiento alternativo» ni una «tercera vía» ni tienen la pretensión de asumir desde el humanismo cristiano la iniciativa del movimiento 15M sino proponer una reflexión sobre la «necesidad» de una «renovación» de las instituciones públicas.

«No queremos volver a una presencia partidista cristiana», ha apuntado Martínez para añadir que el cristiano en la política debe ser como la levadura que «fecunda desde dentro» pero a la que no se ve.

Además, han indicado que buscan «luchar contra la globalización de la indiferencia», término que usó en Lampedusa el Papa Francisco -que, al ser jesuita , les ayuda a que «el eco» de su mensaje sea más grande»- y que, según ha explicado Julio Martínez, entronca con la expresión 'globalización de la superficialidad' acuñada por el padre general de los Jesuitas, Adolfo Nicolás.

Propuestas concretas

Concretamente, entre las propuestas, las Universidades Jesuitas dicen que «urge» una «separación de los poderes públicos más efectiva y real» y una «independencia del poder judicial» con el fin de evitar «la politización partidista o corporativa de los órganos de gobierno de la judicatura».

Asimismo, ven fundamental que instituciones, partidos políticos y poderes públicos se sometan a una «rendición pública de cuentas» y se controle la financiación de los partidos. También aconsejan una reforma electoral que reduzca el poder de los aparatos de los partidos y confiera mayor protagonismo a la vida parlamentaria.

Por otra parte, advierten de que la ordenación territorial del Estado es «fuente de decepción continua y de tensión» y recomiendan recuperar los consensos prácticos, también el constitucional. En quinto lugar, apuestan por «una reforma de las administraciones públicas» para garantizar la integridad de comportamientos y la justa retribución, y sancionar aquellos comportamientos «éticamente reprobables».

En esta línea, alertan de que para prevenir y combatir efectivamente la corrupción la 'economía sumergida' debe «salir a la luz» y debe reformarse el sistema fiscal de forma que exista «un reparto equitativo de las cargas mediante una progresividad adecuada» y se eviten los incentivos a la evasión.

Finalmente, aluden a la libertad de expresión e información que, según indican, deben ejercerse «responsablemente», por ejemplo, a través del impulso de sistemas de autocontrol en los medios.