Quantcast

El 'caso Bretón', sin veredicto por el momento

El jurado que juzga a José Bretón por el asesinato de sus hijos, Ruth y José, ha cumplido a las 12.00 horas las primeras 48 horas de deliberaciones sin que haya alcanzado todavía un veredicto, según han confirmado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA). Según establece la Ley del jurado, una vez cumplidas esas 48 horas sin que se haya cumplimentado el acta de votación, el magistrado presidente, Pedro Vela, podrá convocar una vista en la que estarían presente todas las partes para ampliar instrucciones si son necesarias.

Es tan solo una posibilidad, ya que la normativa no establece plazos concretos ni prórrogas para que el jurado llegue a un acuerdo. En este caso, fuentes judiciales han explicado que el jurado, compuesto por siete mujeres y dos hombres, está siendo «muy meticuloso» para argumentar y motivar su decisión, de ahí que la deliberación esté siendo «progresiva» pero «sin atascos».

La votación de la veintena de puntos que componen el objeto del veredicto es nominal y para que alguna de esas cuestiones se declaren probadas es necesario, al menos, siete votos si son desfavorables al acusado, frente a los cinco si son favorables al reo. Una vez alcanzado el veredicto, se elaborará un acta que será entregada al magistrado presidente quien, si no existe impedimento alguno respecto a su redacción, convocará a las partes para su lectura en sede judicial.

¿Venganza contra Ruth Ortiz?

Con la sociedad aún conmocionada por las muertes de Marta del Castillo y de Mari Luz, el juicio a José Bretón ha recogido el testigo de dos de los asesinatos más impactantes de los últimos años. Breton está acusado de asesinar a sus dos hijos de 6 y 2 años el 8 de octubre de 2011 en Córdoba, hechos por los que la Fiscalía solicitó 40 años de prisión por dos asesinatos con alevosía, en tanto que la defensa pidió la absolución.

En concreto, en su auto de hechos justiciables, el magistrado presidente exponía que en el juicio se debería dilucidar si a consecuencia de la ruptura de la convivencia matrimonial Bretón ideó dar muerte a sus hijos como venganza hacia su mujer. También si con la finalidad de elaborar su plan y asegurar su perfecta ejecución, Bretón hizo acopio de leña de olivo en la parcela de Las Quemadillas, adquirió combustible en grandes cantidades y acudió a la consulta de un psiquiatra con intención de que le recetara unos tranquilizantes con los que pudiera facilitar el completo adormecimiento o la muerte de los niños.

Entre los hechos justiciables, el juez indicaba que debía determinar si el 8 de octubre de 2011, Bretón se dirigió a la finca de Las Quemadillas con sus hijos, les suministró las pastillas, y si prendió una hoguera donde colocó los cuerpos de sus hijos. El jurado debía considerar si el acusado permaneció junto a la hoguera hasta las 17.30 horas, cuando se marchó para preparar su coartada en el entorno de la «Ciudad de los niños», donde denunció la desaparición de los menores.