Quantcast

Srebrenica quiere sepultar su episodio más trágico

Dieciocho años después de la matanza de musulmanes en Srebrenica a manos de las tropas serbobosnias, otras 409 víctimas identificadas recibieron sepultura con ocasión de la conmemoración en el centro memorial de Potocari. Unas 35.000 personas de toda Bosnia acudieron a Potocari, en los alrededores de Srebrenica, para rendir homenaje a las víctimas del mayor crimen en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

Unos 8.000 varones musulmanes fueron asesinados tras la toma de Srebrenica por unidades comandadas por el general Ratko Mladic, el 11 de julio de 1995, pocos meses antes del fin de la guerra, que enfrentó en Bosnia a musulmanes, serbios y croatas. La triste y solemne ceremonia de entierro colectivo se celebró en el cementerio del mausoleo de Potocari según el rito islámico, oficiado por el máximo jerarca de la comunidad musulmana en Bosnia, Husein Kavazovic.

Durante la ceremonia, se leyeron los nombres de las 409 víctimas hoy sepultadas, entre ellos 44 niños y un anciano que tenía 76 años. El crimen de Srebrenica fue cometido cuando las tropas serbobosnias conquistaron el enclave oriental bosnio, entonces protegido por cascos azules holandeses de la ONU. Entre los sepultados hoy, hay también una recién nacida, la víctima más joven, que por deseo de su madre ha recibido hoy el nombre Fatima para que pueda estar inscrita en el mausoleo, y reposará cerca de su padre, dos tíos y un abuelo, también víctimas de esta matanza.

El acto comenzó después del mediodía con un minuto de silencio y la lectura del poema «Srebrenica», del escritor bosnio Abdulah Sidran. Asistieron a la ceremonia el representante de la comunidad internacional para Bosnia, el austríaco Valentin Inzco, políticos bosnios, diplomáticos, miembros de organizaciones no gubernamentales y otras personalidades.

Buscando justicia

«La comunidad internacional debe trabajar para que se corrija la injusticia», declaró en la ceremonia el embajador de EEUU en Bosnia, Patrick Moon, quien leyó un mensaje del secretario de Estado estadounidense, John Kerry. Indicó que la culpa debe ser individualizada y que todos los responsables del genocidio sucedido en Srebrenica deben ser llevados ante la Justicia.

Moon hizo un llamamiento «a todos los ciudadanos de Bosnia-Herzegovina para que edifiquen puentes entre las comunidades y trabajen juntos en la plena integración en la familia euro-atlántica de países». «El 11 de julio estamos con ustedes para llorar por las víctimas, y el resto de los días estamos con ustedes enfocados en la edificación de un futuro mejor», aseguró el diplomático.

Inzko, a su vez, declaró que con motivo de la conmemoración ha recibido dos mensajes «idénticos» de una musulmana de Sarajevo, que dijo que «la mar de lágrimas caerá sobre las ataúdes de las víctimas», y de un franciscano de Bosnia, que indicó que «al odio hay que responder con el amor y la paz». «Es el mensaje universal y muy fuerte (…) a todo el mundo de que debemos ser mejores», recalcó el austríaco.

El cementerio del mausoleo de Potocari alberga ahora los restos de 6.066 personas, exhumadas a lo largo de los años de diferentes fosas comunes en el este de Bosnia, e identificados mediante análisis de ADN. Hasta ahora, han sido identificadas unas 7.000 víctimas, según Lejla Cengic, portavoz del Instituto de personas desaparecidas de Bosnia-Herzegovina.

Cengic indicó hoy que otras 226 personas asesinadas en Srebrenica han sido enterradas en otras localidades bosnias. Munira Subasic, presidenta de la Asociación Madres de Srebrenica, y madre de un joven cuyos restos mortales fueron sepultados hoy, dijo que han sido encontrados solo dos huesos de su hijo, en dos fosas comunes alejadas cinco kilómetros una de otra. «La tragedia afectó a todas las madres de Srebrenica», indicó.

«La tristeza y el dolor, no hay palabras, es muy difícil. Está fuera de cualquier mente humana lo que nos hicieron. Es horroroso,», declaró a los medios locales Fadila Efendic, madre de Fejzo, asesinado cuando tenía 20 años. El Tribunal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) ha condenado a varias personas por la matanza de Srebrenica. Sin embargo, Ratko Mladic y Radovan Karadzic, los líderes militar y político serbobosnios en el momento de la masacre, están siendo procesados en el TPIY por acusación de genocidio.