Quantcast

Trama irregular en Pescanova para manipular las cuentas

Se estrecha el cerco sobre el presidente de Pescanova, Manuel Fernández de Sousa, y sus fieles en el consejo de administración, depuestos de sus cargos ejecutivos el pasado 25 de abril tras declararse el concurso de acreedores de la multinacional. La auditora KPMG, contratada como experto ?forensic? (forense contable e investigador) para determinar la situación real de la multinacional, ha concluido que dichas personas, ya imputadas en la causa penal abierta en la Audiencia Nacional, establecieron una trama organizada para manipular las cuentas.

En un avance remitido este miércoles a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), los investigadores forenses confirman la existencia de «discrepancias significativas» entre los resultados de sus pesquisas y la contabilidad de Pescanova, también en lo referente a la deuda bancaria (que asciende a 2.626 millones de euros según la empresa). En primer lugar, y frente a los 3.056 millones de euros de deuda financiera reconocidos oficialmente en las cuentas no auditadas enviadas al regulador en abril, KPMG_apunta la cifra de 3.281 millones al cierre de 2012, con un patrimonio neto negativo de 927 millones (en contraste con la cifra positiva de 148 millones presentada antes por la compañía).

Asimismo, afirman que durante los últimos años «se han diseñado y ejecutado prácticas contables» cuyo fin era ?engordar? la cifra de resultados, presentando para ello un pasivo «inferior al real». Con ese objetivo, realizaron varias prácticas contables y financieras «irregulares», desde formalizar créditos documentarios «sin que existieran transacciones reales con mercancía» hasta usar «estructuras societarias instrumentales» para generar financiación bancaria y resultados «ficticios», pasando por líneas de ?factoring? (cesión de derechos de cobro a terceros a cambio de créditos) ?dispuestas sin sustancia económica?.

?Indicios fundados? contra la cúpula

Subrayan, además, los investigadores que «existen indicios fundados» de que «determinadas personas de la cúpula? de la compañía (no concreta nombres) han «instruido, ejecutado, llevado a cabo o conocido, en mayor o menor medida» tales prácticas. Porque, a su juicio, no fueron hechos «fortuitos», sino el resultado de «una planificación consciente durante varios años por parte de la Dirección de Pescanova».

La administración concursal, que es la que ha hecho llegar el informe de KPMG tanto a la CNMV como al Juzgado de lo Mercantil número 1 de Pontevedra -que tramita la situación de ?insolvencia? de la multinacional- como a la Audiencia Nacional -donde se investigan las posibles responsabilidades penales derivadas de este caso y se está pendiente tanto de este como de otros dictámenes periciales para tomar declaración a la docena de imputados-, afirma que ?se reserva el derecho a adoptar medidas legales? a la vista de los resultados de dicha investigación. No obstante, adelanta que no afectan ?sustancialmente? a la labor que está realizando para alcanzar una solución de convenio con los acreedores que permita la continuidad de Pescanova.